Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruanda expulsa al embajador francés por las investigaciones del genocidio tutsi

El Gobierno de Ruanda rompió ayer relaciones diplomáticas con Francia apenas 24 horas después de que un juez francés firmase nueve órdenes internacionales de detención contra nueve allegados al presidente ruandés, Paul Kagame, por su presunta implicación en el atentado contra el ex jefe del Estado Juvenal Habyarimana, el 6 de abril de 1994. El asesinato de Habyarimana

dio origen al genocidio de más de 800.000 personas de etnia tutsi.

El juez antiterrorista Jean-Loouis Bruguire recomendó también que Kagame sea juzgado por el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR), como posible autor intelectual del atentado. Al tratarse de un jefe de Estado en ejercicio, la legislación internacional impide que la justicia francesa pueda procesarlo.

Charles Murigande, embajador francés en Ruanda, indicó que el Gobierno ruandés le había dado 24 horas para salir del país. A otros diplomáticos franceses les han otorgado 72 horas.

Asimismo, el embajador ruandés en París fue llamado a consultas por sus superiores. "Francia intenta destruir nuestro Gobierno, no vemos la necesidad de mantener relaciones con un país hostil", indicaron fuentes oficiales ruandesas.

Antes de conocer la ruptura total de relaciones diplomáticas, el Ministerio francés de Asuntos Exteriores había asegurado que estaba dispuesto a mantener las relaciones con el país africano. Después del anuncio de la expulsión del embajador francés, el Ministerio de Exteriores lamentó la noticia en un comunicado, y aseguró que tomaría las "medidas oportunas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de noviembre de 2006