Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SOCIEDAD

El fraude del nigeriano

El artista Jeffrey Swartz deconstruye en una exposición el timo más antiguo de la era de Internet

La estafa más famosa de Internet, el fraude del nigeriano, es una evolución de otra, nacida en el siglo XVI y conocida como el fraude del prisionero español. El artista Jeffrey Swartz reúne esta y otras curiosidades en una exposición dedicada al primer timo del mundo real que se trasladó al mundo virtual.

El fraude del prisionero español surgió en las guerras con Inglaterra. Consistía en mandar cartas pidiendo dinero para el rescate de un noble británico, preso en España. A cambio, el lord premiaría a sus benefactores. Una variante era rico español en cárcel tunecina.

A finales del siglo XX, se transmutó en el fraude del nigeriano, que empezó con el fax y actualmente circula por Internet: un e-mail explica la muerte traumática en África de toda una familia, que ha dejado una cuantiosa herencia. Si no aparecen herederos, el Estado se incautará del dinero. El emisor de la carta ofrece ir al 50%. Otras veces, el emisor es hijo de un ex dictador africano o un oficial del Gobierno que precisa sacar dinero del país. Si la víctima pica, empieza el carteo con documentos falsos y detalles de la operación, que no debe revelar a nadie.

Pronto surgen problemas: falta dinero para un soborno, unas tasas, pagar un transporte. La víctima empieza a pagar pequeñas cantidades. La mayoría lo dejan cuando han perdido 15.000 euros; otros siguen, hasta que viajan a África, donde les darán el botín, que resulta ser nada.

"Cuando la persona responde la carta, sabe que entra en una cosa ilegal y que actúa por codicia. Esto impide después denunciar la estafa", explica Jeffrey Swartz, creador de una exposición inédita en el mundo.

La exposición de Swartz en la sala H de Vic (Barcelona) se titula 419 o el fraude del prisionero español. El número 419 es la sección del código penal de Nigeria donde se castiga este fraude, originario de Lagos y practicado por pequeñas redes criminales. "Es una de las fuentes de ingresos más importantes del país", asegura Swartz. El año pasado se estafaron unos 3.000 millones de dólares con este timo, 320 en España.

"De cada 100 cartas que envían a Estados Unidos, responden siete personas. Y de éstas, el 20% paga algo; pero la policía lo minimiza porque no tiene denuncias", afirma Swartz, quien equipara a los estafados con "jugadores compulsivos que roban dinero de sus empresas o familias para seguir en el juego".

Swartz es un crítico y comisario de arte canadiense afincado en Barcelona. Decidió montar la exposición porque "el 419 se ha convertido en un hecho cultural y sociológico de gran complejidad, tanto en Internet como en Nigeria, que quiero mostrar en sus múltiples vertientes".

Internet ha generado la aparición de grupos que ayudan a las víctimas, informan contra el fraude o lo combaten con humor, respondiendo de formas descabelladas a los timadores. En Nigeria se han hecho películas, chistes y canciones. Swartz saca su moraleja: "Podría decirse que el fraude de los nigerianos es una venganza de la África colonial, concretamente de Lagos, símbolo del comercio de esclavos, contra Occidente".

SWARTZ: www.barcelonaculture.com SALA H: www.h-aac.net COALICIÓN ANTI-419: http://home.rica.net/alphae/419coal SCAM: www.scamorama.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de noviembre de 2006