Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Kremlin rechaza las acusaciones sobre el envenenamiento de un ex agente en Londres

Los servicios de Espionaje Exterior de Rusia rechazaron ayer la acusación de haber participado en el envenenamiento en Londres de Alexandr Litvinenko, un ex agente de seguridad ruso y reconocido crítico de la gestión del presidente Vladímir Putin. El disidente fue envenenado en Londres a principios de mes y está hospitalizado en estado grave. Los análisis que le han sido practicados revelan la presencia en su sangre de talio, un metal que se utiliza como raticida. "Todas las acusaciones a los servicios de espionaje ruso no son convincentes como mínimo", dijo ayer a Interfax el jefe de prensa del servicio de espionaje, Serguéi Ivanov. "Desde 1959, cuando fue liquidado el nacionalista ucranio Stepan Bandera, los servicios de espionaje soviéticos y su sucesor, el servicio de espionaje [de Rusia], no se dedican a liquidar físicamente a las personas incómodas para Rusia", dijo Ivanov. El funcionario añadió que habría que buscar al culpable de lo que le sucedió a Litvinenko "en su entorno en Londres".

El Ministerio de Exteriores británico ha hecho saber que espera resultados de las investigaciones, mientras la Embajada de Rusia en el Reino Unido califica de invención las versiones sobre el envenenamiento por parte de los órganos de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 2006