Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación plantea una oposición de 2.000 plazas, pero los sindicatos mantienen el paro

El Departamento de Educación planteó ayer a los sindicatos organizar una Oferta Pública de Empleo (OPE) de 2.000 plazas para reducir la inestabilidad del sector. Con su ofrecimiento, Educación intentaba que las centrales ELA, LAB, STEE-EILAS y UGT desconvocasen el paro que han organizado por territorios para las próximas semanas en demanda de mejoras laborales para los docentes (reducción de horas) y para el resto de la plantilla de servicios. Sin embargo, las centrales mantienen las movilizaciones porque "no hay propuestas concretas encima de la mesa".

Comisiones Obreras, central mayoritaria entre el profesorado de la red pública, con el 30% de representación, no apoya la movilización y apuesta por seguir negociando con la consejería porque "hay margen para cerrar compromisos".

Las relaciones entre estos sindicatos y el departamento dieron ayer una vuelta de tuerca cuando aprovecharon un receso de la reunión que estaban manteniendo con el viceconsejero Pablo Larrauri para dar una rueda de prensa en la que anunciaron que seguirán adelante con los paros, previstos para el 21 de noviembre en Guipúzcoa, el 23 en Álava y el 30 en Vizcaya.

La consejería mostró su malestar con la actitud de las centrales, al encontrarse "en pleno proceso negociador". Además de la oposición, el departamento resaltó su compromiso de mejorar las condiciones económicas del profesorado con criterios abiertos y, en especial, de los tutores y los directores.

CCOO no apoya los paros

Mientras, CCOO, que se ha desmarcado de los paros, insistió en que no es el momento de protestas, sino de dialogar. "La negociación está abierta en todas las mesas", señaló esta central, "y por esta vía es posible mejorar las condiciones de trabajo de los docentes y del personal educativo sin contribuir al deterioro de la imagen de la escuela pública", que supone un paro.

Los convocantes de los paros expresaron su intención de seguir negociando, pero lamentaron que en la reunión de ayer con la consejería no se incluyese en el orden del día la negociación de un nuevo acuerdo global sobre todos los puntos que demandan. Entre otras cosas, demandan que se mantenga el compromiso de estabilidad para más de 1.500 interinos que concluyó en agosto. También reclaman reducciones de jornada laboral, subida de sueldos y la introducción de nuevas figuras educativas en los centros que respondan a las actuales necesidades de los alumnos.

Belén Arrondo, de STEE-EILAS, reiteró: "Seguiremos con las movilizaciones porque a día de hoy no hay propuestas". Luis Santiso, de UGT, lamentó que CCOO siga apostando por la negociación después de tres años sin resultados y recalcó que los docentes han perdido un 11,2% de poder adquisitivo en 10 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 2006