Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICUB plantea revisar el proyecto arquitectónico para el Born

Las obras para transformar el Born en un centro cultural han empezado, pero avanzan a un ritmo más lento de lo esperado. Además, en el Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) se ha planteado la revisión del proyecto arquitectónico que, afirman, aún no está definido. Es algo sorprendente si se tiene en cuenta que en mayo de 2005 se escenificó oficialmente el acuerdo con la Diputación de Barcelona -que aporta 30 de los 31,2 millones de euros que cuesta la obra- y entonces se entregaron planos y dibujos en los que se adelantaba cuál sería la estructura interna del nuevo centro cultural. En marzo de 2006, el entonces concejal de Cultura, Ferran Mascarell, aseguraba también que el proyecto arquitectónico estaba terminado y que en mayo de aquel año se presentaría el proyecto museográfico, algo que aún no ha sucedido.

El actual responsable del ICUB, Jordi Martí, reconocía ayer que "la idea del proyecto del Born como centro cultural se mantiene, pero estamos reflexionando sobre cómo se formaliza desde un punto de vista arquitectónico". Según indicó, el proyecto que se dio a conocer hace dos años era "un proyecto básico" y en el proceso de construcción se está estudiando cómo encajar los espacios previstos, especialmente los altillos que debían acoger las salas de exposición, actividades y para tienda y cafetería. "Seguro que habrá un espacio museológico para explicar los restos arqueológicos, pero estamos reflexionando con los arquitectos para ver cómo se puede conservar al máximo la perspectiva del edificio de hierro del mercado de Fontseré y, naturalmente, permitir el máximo acceso a los restos". Todo ello, afirma, "sin renunciar a que haya un programa cultural paralelo a lo que es la visita arqueológica".

Varias posibilidades

Martí explicó que se están "plantenado diversas posibilidades" y se está aún en los plazos previstos. Pero no parece que, tal como se anunció, pueda abrirse el nuevo centro en 2007. En estos momentos se está instalando la plataforma de madera que servirá para proteger las restos de la ciudad derruida tras 1714 mientras se procede a restaurar el edificio de hierro y se construye, posteriormente, la estructura interior que permitirá su uso cultural. "A principios de 2007 estarán definidas tanto las funciones como la concreción arquitectónica del proyecto", indicó.

Mientras que en el Born, aunque lentamente, los trabajos están en marcha, la situación del solar en el que debe construirse la Biblioteca Central de Barcelona -que debía situarse en el Born hasta que la importancia del yacimiento arqueológico obligó a buscar otra ubicación- es aún más confusa. Los trabajos arqueológicos en el solar, situado en los aledaños de la estación de Francia, se iniciaron hace unos 30 días y continuarán otro mes. El Ministerio de Cultura, que financia la obra, se ha mostrado siempre reticente con este solar por miedo a que nuevos hallazgos frustren de nuevo la obra y espera que acaben las excavaciones antes de poner en marcha el concurso para el nuevo edificio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 2006