Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un libro relata la vida del médico republicano Alejandro Otero

Los doctores de la Universidad de Granada Enriqueta Blanco y Fernando María Girón acaban de publicar una biografía de Alejandro Otero, uno de los más destacados intelectuales y activistas de la II República en Granada, dentro de la colección El Defensor de Granada. La exhaustiva y extensa investigación histórica y biográfica presentada se adentra en la personalidad, la calidad humana y la intensa vida del médico Alejandro Otero Fernández, que ejerció como ginecólogo en la ciudad hasta el estallido de la Guerra Civil. De este modo, Otero ayudó a nacer a miles de granadinos al igual que logró consolidar el Hospital Clínica y el sanatorio de la Salud.

Nacido en Redondela (Pontevedra) en 1889, Otero a los 15 años comenzó la carrera de medicina en la Universidad de Santiago de Compostela en la que se licenció y doctoró. Con sólo 25 años de edad ocupaba la cátedra de ginecología en la Universidad de Granada, institución a la que siempre se mantuvo ligado, llegando a ser elegido rector en 1932. Desde este cargo Otero construyó la Facultad de Medicina y mostró un significativo compromiso social. Militante del PSOE y de UGT, fue elegido concejal en el ayuntamiento de Granada y diputado en las Cortes Constituyentes de la II República.

Pero cuando la sociedad española comenzó a encresparse, Otero fue señalado por su militancia y en la izquierda y fue encarcelado durante dos meses en 1934 junto a otros dirigentes a raíz de los sucesos conflictivos del Bienio Negro. Al estallar la Guerra Civil, Otero no dudó en ponerse a disposición del Gobierno republicano, por lo que tuvo que exiliarse a México, donde formó parte del gobierno de la República en el exilio hasta su muerte, en 1953.

Rigor científico

La biografía de Blanco y Girón no sólo se encarga de reseñar la trayectoria personal de Otero, sino que ofrece una amplia visión de la época en España y en especial en Granada, mediante los avatares de su profesión y el profundo cambio que se fue forjando en los rasgos de la sociedad. De la lectura del libro se desprende la tenacidad y el rigor científico del doctor, que llegó a crear en México una red de atención sanitaria que constituyó un apoyo impagable para los exiliados y los desfavorecidos. Además, la biografía de Otero trata de ser un homenaje a muchos profesionales y personalidades públicas que, al margen de sus ideas, vieron truncada su trayectoria con la llegada de la Guerra Civil.

"Pese a la dureza del exilio, las actividades desarrolladas en México por Alejandro Otero nos han mostrado a un personaje relativamente encumbrado y aparentemente satisfecho con su estatus", señalan los autores, para los que el doctor Otero fue "un hombre generoso, con deseos de libertad y de espíritu crítico" que pese a sus dificultades de adaptación social por "la sequedad de su carácter" desarrolló una importante labor altruista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 2006