INFORME POLICIAL DEL SUMARIO SOBRE LA CORRUPCIÓN MARBELLÍ EN LA QUE PARTICIPARON 13 PROMOTORAS

16 ediles se repartieron comisiones de entre 84.000 y 6.000 euros por cada 'pelotazo' que aprobaron

Los escándalos urbanísticosLa investigación ordenada por el juez Miguel Ángel Torres sobre la corrupción en el Ayuntamiento de Marbella ha permitido a la policía acreditar que durante los dos últimos años al menos 13 de los principales promotores inmobiliarios andaluces pagaron comisiones multimillonarias al gobierno municipal por conseguir tratos favorables en materia urbanística. Con los pagos, los promotores obtenían licencias de obra en tiempo récord e incluso recalificaciones de terrenos contrarias a la ordenación urbanística vigente en el municipio.

Un informe remitido al juez Torres por el grupo de Blanqueo de la Comisaría de Málaga e incluido en el sumario del caso Malaya, muestra que los promotores pagaron entre marzo de 2004 y el mismo mes de 2006 al menos 22,5 millones de euros en comisiones. La concienzuda investigación, basada sobre todo en los datos de un ordenador incautado a Salvador Gardoqui, supuesto contable del cerebro de la trama de corrupción, Juan Antonio Roca, y en el contenido de las grabaciones de las conversaciones telefónicas de los supuestos corruptos, acredita que los empresarios pagaban cantidades que iban entre 500.000 y dos millones de euros de media por cada convenio autorizado por el gobierno municipal y los integrantes del mismo se lo repartían en función de su responsabilidad.

Ávila Rojas abonó más de cinco millones de euros en 26 pagos durante dos años, y Aifos desembolsó más de 4,6 millones
El jefe de la Policía Local, su 'número dos' y el secretario del Ayuntamiento figuran entre los receptores de sobres
Los principales promotores andaluces pagaron 22,5 millones en dos años a Roca para que se les recalificaran fincas

Más información

Así, Roca se llevaba el mayor bocado (superior a los 100.000 euros en comisiones de medio millón) y le seguían la alcaldesa Marisol Yagüe (84.000) y la primera teniente de alcalde Isabel García Marcos (42.000). El reparto de sobres no se limitaba a los concejales sino que se extendía a otros funcionarios municipales, como el ex jefe de la Policía Local Rafael del Pozo, el subinspector Juan Esteban Saborido o el ex secretario municipal Leopoldo Barrantes.

El mecanismo contable de esta "sólida red de corrupción especulativa" es simple y se resume con un ejemplo extraido de la realidad. La promotora Vemusa, propiedad del empresario Enrique Ventero, necesita que se apruebe un plan parcial para obtener una licencia de obra para 85 viviendas. Para ello, en septiembre y octubre de 2005 el empresario ingresa en dos pagos 600.000 euros en una "caja única" que gestiona Roca en sus oficinas de Maras Asesores. El 30 de septiembre de 2005, poco después de ingresar el primer pago, de 300.000 euros, la corporación municipal aprueba el plan parcial. A continuación, Roca reparte los sobres entre los concejales: 234.000 euros para Marisol Yagüe y 48.000 para Isabel García Marcos.

Una vez que el pleno municipal ratifica el convenio, se produce el segundo pago, también de 300.000 euros, que se divide el resto de los concejales del equipo de gobierno.

Lo que sigue es un resumen de las aportaciones realizadas por las distintas empresas.

- Ávila Rojas. El constructor granadino José Ávila Rojas aportó 5,01 millones de euros a la caja única, a través de 26 presuntos pagos "de forma habitual" entre agosto de 2004 y el 22 de marzo de 2006, una semana antes de que Roca, Yagüe, García Marcos y otros miembros de la corporación fueran detenidos. La "confianza" entre Roca y Ávila Rojas y su "sólida vinculación económica" está detrás del ingreso en la cuenta del cerebro de la trama "de cantidades en efectivo por las diferentes resoluciones favorables a sus empresas", escribe la policía. Ávila Rojas obtuvo numerosas recalificaciones con aumento de la edificabilidad en virtud de estos pagos. Las empresas de Roca eran las principales beneficiarias del soborno.

- Aifos. La tercera empresa en volumen de facturación en la provincia de Málaga, Aifos, ha sido una de las que más cantidad y con más regularidad -efectuaba ingresos cada mes- engrosaba la caja única de Roca. La empresa, a través de su director comercial, Francisco García Lebrón, Kiko, entregó, según la policía, 4,6 millones de euros a la trama corrupta marbellí a cambio de favores urbanísticos. Los investigadores de Blanqueo han contado un total de seis convenios desde el año 2004, que coinciden con diversas aportaciones.

En el reparto del dinero de Aifos, la ex alcaldesa de Marbella Marisol Yagüe destinaba los fondos a pagar una vivienda en Madrid. Las sumas que recibía Yagüe a través de Roca coinciden exactamente con los pagos de una hipoteca de la ex regidora.

Varias escuchas policiales muestran cómo el ex asesor jurídico marbellí, que siempre se reservaba la mejor tajada del botín, llamaba a los empresarios para exigirles que financiaran actos en Marbella como el carnaval. Así se demuestra en la grabación de una conversación entre Roca (R.) y García Lebrón (G.L.) el pasado 1 de febrero:

R. Oye, escucha, dale 12.000 euros a Tomás Reñones para el Carnaval, ¡Hombre!

G. L. Que le dé 12.000 euros para el Carnaval, pues perfecto, si tú me lo ordenas, yo qué voy a decir.

R. Te ordeno que lo hagas, sí.

G. L. ¿Eh? Yo si me lo dices tú, sí, pero mañana tenemos cita ¿eh?

En una llamada del empresario Tomás Olivo, también imputado en la Operación Malaya, 10 días después, Roca también pasó el cepillo para el Carnaval marbellí. Después de que el dueño del centro comercial La Cañada protestara -["Tomás Reñones] está siempre igual, el otro día vino y le tuve que dar para no sé qué también-, Roca pasó al chantaje:

R. Y nada más que puedo arrimarme a los de siempre. He llamado a Pepe Ávila Rojas, que me ha dado, a Kiko, el del Guadalpín [un hotel de Aifos], ¿A quién voy a llamar, hijo? Y no tengo más remedio que hacer el Carnaval ¡hombre! Si esto es para cagarse. Si aquí cuando no es el carnaval es la feria, cuando no es la feria es su puta madre ¿tú no quieres que te haga algo del Carnaval allí en el centro o algo? Pues por lo menos que lo compenses, ¡coño!

- Construcciones Salamanca. La empresa de Emilio Rodríguez Bugallo, que el mes pasado despidió a 49 trabajadores del Diario Málaga, abonó, según los investigadores, 1,25 millones de euros a la caja única. Construcciones Salamanca, que tiene varias obras impugnadas en los tribunales, es una de las grandes beneficiarias del sistema de corrupción marbellí. Las cuatro aportaciones de Rodríguez Bugallo, entre mayo de 2004 y junio de 2005, corren paralelas a cinco convenios.

Cuatro de estos acuerdos tienen por objeto modificar la calificación de parcelas y de paso aumentar su edificabilidad, lo que generará grandiosas plusvalías y el quinto pretendía construir establecimientos comerciales, oficinas, hoteles y aparcamientos en una parcela de carácter de equipamiento socio-cultural junto a la plaza de toros de la localidad. Del reparto de los sobres de Construcciones Salamanca se benefició incluso el entonces secretario de la corporación, Leopoldo Barrantes, que, según el sumario, recibió 18.000 euros. Marisol Yagüe percibió, por su parte, 438.000 euros, de acuerdo con la contabilidad hallada en una hoja de cálculo del ordenador de Salvador Gardoqui.

- Arenal 2000. La constructora cordobesa, propiedad de Rafael Gómez Sandokán hizo dos entregas de 300.000 euros en julio y noviembre de 2004. Esta colaboración se dividió en 12 sobres. "Rafael Gómez consigue sus propósitos de cambiar los usos de los locales que tenía en el edificio Mare Nostrum de Marbella a cambio de pagos realizados a Roca", señala el informe policial, de 250 páginas, 43 de las cuales continúan bajo secreto de sumario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50