Valencia empieza las obras de su primer ecoparque con una década de retraso

Sevilla ya cuenta con cuatro puntos limpios y Barcelona tiene tres instalaciones

La construcción del primer ecoparque de Valencia, el término municipal más poblado de toda la Comunidad Valenciana, empieza con nueve años de retraso. Sevilla, con casi la misma población, ya cuenta con cuatro puntos limpios y Barcelona tiene tres. Además, en la provincia de Valencia funcionan 98 ecoparques y 63 áreas de aportación -puntos de idénticas características pero de menor dimensión-. El Ayuntamiento de Valencia empezó los trámites para la apertura de uno de estos centros de selección y recogida de residuos en 1997.

"Tras muchos años de gestión y después de salvar diversas dificultades, Valencia cuenta con un nuevo servicio", afirmó ayer la alcaldesa, Rita Barberá, después de dar el pistoletazo de salida para la construcción del ecoparque del polígono de Vara de Quart. Se trata del primer centro de recogida selectiva de residuos sólidos -sin cabida en los contenedores tradicionales- radicado en el término municipal de la ciudad. La primera edil se refería de esta forma a los nueve años que ha empleado el equipo de Gobierno local para poner en marcha las obras de un único punto limpio. Mientras, en capitales como Barcelona, que cuenta con tres centros de recogida en su área metropolitana, o Sevilla, donde existen cuatro puntos limpios, los ciudadanos ya utilizan este tipo de instalaciones de forma regular. Valencia es, además, uno de las pocos municipios de la comunidad autónoma que no tiene ecoparque. Sólo en la provincia de Valencia existen 98 puntos limpios y 63 áreas de aportación.

La edil socialista Carmina del Río recordó que el Consistorio valenciano perdió una subvención que la UE concedió a la Administración local para la instalación de un punto limpio en 1997 y que el Plan Integral de Residuos de la Generalitat preveía la construcción de tres centros antes de 2005.

El punto limpio, de una superficie de 4.850 metros cuadrados, abrirá sus puertas en un plazo de entre 6 y 7 meses y, según declaró Barberá, las obras del segundo ecoparque, proyectado en Poble Nou para dar servicio a la zona norte de la ciudad, empezarán "pronto". Respecto de las protestas vecinales desatadas a raíz de la construcción del ecoparque en esta pedanía, la concejal de Medio Ambiente, María Jesús Puchalt, afirmó ayer que su delegación está manteniendo contactos con los residentes de la zona para desbloquear la situación.

En el centro de recogida, cuya construcción supone una inversión de 1,5 millones de euros -sufragada por la empresa Sociedad Agricultores de la Vega (SAV)- se podrán desechar residuos de cartón, papel, vidrio, plástico o aceites, pinturas, medicamentos, baterías usadas, lámparas, muebles, escombros y electrodomésticos. Una vez depositados en los contenedores, los camiones de las empresas especializadas los recogerán para su posterior transformación y aprovechamiento.

El subsuelo de la plataforma funcionará como garaje para las barredoras y los vehículos de la empresa SAV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de noviembre de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50