El chico que fue investigado por la Audiencia por enviar correos amenazantes dice que sufre acoso escolar

E. B., el chico de 15 años que fue investigado por la Audiencia Nacional por enviar correos amenazantes a empresas para que etiquetaran sus productos en catalán, denunció ayer que a raíz de este caso ha empezado a sufrir acoso escolar por parte de algunos de sus compañeros de instituto.

El joven explicó que tras ser acusado de un delito de amenazas terroristas por enviar correos electrónicos a tres empresas, firmados por "El Ejército del Fénix", sus compañeros del instituto de Vidreres (Selva) le hicieron el vacío, le insultaron y le agredieron, por lo que tuvo que cambiar de centro docente.

"Pasó el tiempo y la cosa fue a más, con insultos, agresiones. Algunas collejas sí me cayeron. Algunos incluso me tiraron piedras y trozos de bocadillos", aseguró.

E. B. sostiene que intentó acabar el curso 2004-05 en el instituto de Vidreres y que pensaba que en el nuevo curso las cosas cambiarían. "Entraron en el juego algunos profesores. Me llamaban terrorista, o terrorista de mierda; algunos profesores lo oían y no decían nada. No lo intentaban evitar. Esto me producía como miedo o vergüenza, pensaba que igual eran imaginaciones mías. Me costó mucho explicarlo, pero poco a poco, mis padres lo han ido viendo", dijo E. B., que finalmente decidió trasladarse al instituto de Lloret de Mar.

Su madre explicó que los compañeros que se metieron con él eran chicos que tiempo atrás habían sido amigos de E. B.

Tras la investigación de la Audiencia Nacional a su hijo, la mujer ha presentado denuncia contra la fiscal, la psicóloga y el Estado "pero como son ellos mismos los que hicieron la irregularidad, pues nada", dijo.

E. B. presentó el pasado mes de febrero su libro Eric i l'Exércit del Fénix, donde explica su experiencia con la administración de Justicia, desde una perspectiva personal. La causa contra el joven comenzó por una denuncia del jefe de seguridad de la cadena de supermercados Día, el 29 de septiembre de 2004, después de que un autodenominado "Exèrcit del Fénix" les diera de plazo hasta el 1 de octubre para traducir su etiquetado al catalán. El grupo de ciberterrorismo de la Guardia Civil detuvo al muchacho, que fue citado a declarar ante la Audiencia Nacional, y cuya causa judicial fue archivada por la fiscal de menores de este tribunal en febrero del 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de noviembre de 2006.