Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pla insta al Consell a ordenar el urbanismo mediante planes supramunicipales

El líder del PSPV promete que una de cada dos viviendas será VPO si vence en 2007

El secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, reiteró ayer su ofrecimiento al Consell para consensuar medidas que impulsen la vivienda protegida. Pla instó al Ejecutivo de Francisco Camps a elaborar planes urbanísticos supramunicipales y a eliminar la discrecionalidad de las reglas del juego para recuperar la confianza de la ciudadanía y del propio sector de la construcción. El líder socialista, que mantuvo una sesión de trabajo con alcaldes del PSPV sobre urbanismo, prometió que si vence en las elecciones del año próximo una de cada dos viviendas serán de VPO.

La demanda socialista coincide con una de las prioridades anunciadas por González Pons

"El modelo urbanístico como negocio privado que ha auspiciado el PP no tiene futuro y los socialistas no lo vamos a consentir", aseguró ayer Pla. Acompañado por la secretaria de Política Económica del PSOE, Inmaculada Rodríguez Piñero, y el secretario de Territorio y Vivienda del PSPV, Eugenio Burriel, el líder de los socialistas valencianos afirmó que la Generalitat ha de asumir sus competencias y ordenar el urbanismo desde el ámbito supramunicipal.

Pla manifestó que cuando gane las elecciones en 2007 una de sus prioridades será la elaboración de planes de acción territorial supramunicipales, y el primero de ellos será el del litoral, "para salvar lo poco que queda".

Los planes supramunicipales para ordenar el urbanismo son, precisamente, una de las propuestas anunciadas recientemente por el consejero de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, tras 11 años de gobierno del PP.

El dirigente de los socialistas valencianos, que ironizó sobre la actuación de González Pons, indicó que "las reglas del juego claras y sin discrecionalidad son fundamentales". "Hoy no están claras por la discrecionalidad del PP, que impide que estén claras", sentenció Pla, que acusó al Consell de generar desconfianza en la ciudadanía y en los agentes de la construcción.

El secretario general del PSPV aseguró que no se puede "elevar la excepción a norma general", en referencia a los casos de abusos urbanísticos registrados en ayuntamientos socialistas. Pla indicó que es en el PP donde los abusos urbanísticos son "norma general".

Para Pla, hay un buen número de municipios gobernados por los socialistas que tienen un urbanismo modélico, como Torrent y Elche; mientras que en otros en los que se plantearon propuestas poco coherentes con el modelo urbanístico socialista se han intentado reconducir mediante el diálogo, como en el caso de Pilar de la Horadada.

"Lo que no se puede hacer, desde la Generalitat y desde el PP, es no actuar con todos igual y que se intente tapar el desastre con medias verdades y mentiras, porque es mentira que 71 alcaldes socialistas quieran hacer lo mismo que habitualmente hacen los del PP", manifestó.

Según Pla, la nueva Ley Urbanística Valenciana (LUV) ha sido una huida hacia delante. "Es un auténtico desastre que ni siquiera ha permitido que la Unión Europea levante sus sospechas sobre la legislación valenciana", dijo el secretario general del PSPV, que recriminó a los populares haber rechazado las propuestas socialistas en materia de urbanismo que hubiesen resuelto el problema.

Por su parte, Rodríguez Piñero recalcó que el modelo urbanístico del PP "es un fracaso" porque se basa en que todo es urbanizable. "Se han construido más viviendas que nunca y el precio de la vivienda sigue subiendo y sigue habiendo una demanda insatisfecha de gente que no puede acceder a una vivienda", dijo la secretaria de Política Económica del PSOE.

"No se trata de ver quién construye más, sino de dónde se vive mejor", prosiguió Rodríguez Piñero, "No queremos frenar la construcción, sino que los beneficios reviertan sobre los ciudadanos". La integrante de la Ejecutiva del PSOE recriminó al PP haber permitido que, siendo España el país más dependiente desde el punto de vista energético de la UE, se haya permitido construir sin paneles solares ni materiales de aislamiento.

Burriel aseguró que la propuesta del PSPV de que una de cada dos viviendas nuevas sea protegida es asumible por los constructores y facilitaría el acceso a los jóvenes en régimen de propiedad o alquiler.

"Es un negocio rentable y posible", dijo Burriel, que recordó que ya cuando gobernaban los socialistas "cuatro de cada 10 viviendas llegaron a ser de protección pública y los promotores siguieron manteniendo su negocio de una manera adecuada".

En la jornada de trabajo con alcaldes y dirigentes comarcales del PSPV se analizó la propuesta socialista "por una nueva política urbanística y de territorio" que apuesta por consolidar los cascos urbanos, priorizar los PGOU como instrumentos de planeamiento y distinguir entre suelo rústico y urbano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 2006