La Semana de 2007 se rendirá al terror americano

La Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, que cerró su 17ª edición el pasado sábado con 49.693 espectadores, se rendirá el próximo año al cine de este género rodado en Estados Unidos entre 1968 y 1980. La muestra, que se celebrará entre el 27 de octubre y el 3 de noviembre, ofrecerá 18 de esas películas en la retrospectiva American Gothic, coproducida con el Festival Internacional de Cinema de Catalunya de Sitges.

Los años setenta son "un periodo dorado en el cine norteamericano", explicó el director del festival donostiarra, José Luis Rebordinos. Directores como Scorsese, De Palma, Spielberg o Coppola lograron sus primeros éxitos en aquellos años convulsos, marcados por el fin de la guerra de Vietnam, la crisis de los valores tradicionales, el escándalo Watergate o el aumento de la inseguridad ciudadana. "Pero, además, apareció un cine de horror característicamente americano, imaginativo, impactante, transgresor, cruel y polémico. Un terror que hunde sus raíces en la realidad", subrayó Rebordinos.

De esa época son La noche de los muertos vivientes (1968), de George A. Romero; La última casa a la izquierda (1972), de Wes Craven (1974), o La matanza de Texas, de Tobe Hooper, cuatro de las seis películas básicas que se proyectarán tanto en San Sebastián como en Sitges. Luego, cada festival escogerá seis propias para completar el recorrido por este periodo de la cinematografía de género norteamericana. Entre los títulos que se barajan figuran Jaula sin techo (1973), de Ted Post (1974); Deranged, de Jeff Gillen y Alan Ormsby; La lluvia del diablo (1975), de Robert Fuest; Asesino invisible (1977), de Elliot Silverstein; The toolbox murders (1978), de Dennis Donnelly, y Tourist Trap (1979), de David Schmoeller. El ciclo se completará con la edición de un libro coordinado por el crítico catalán Antonio José Navarro.

Rebordinos avanzó el contenido de la principal retrospectiva de la Semana de 2007 al hacer balance de la recién clausurada edición. "Estamos contentos por el éxito de público y crítica, que en general ha sido favorable", señaló. Un total de 49.693 personas se han sumado a la programación de este festival multidisciplinar, frente a los 49.641 del año anterior. De aquellos, 15.893 de ellos han estado en las salas asistiendo a las proyecciones y el resto ha participado en las actividades paralelas; teatro de calle, exposiciones, performances, conciertos, talleres y jornadas del cómic.

La Semana vive "un momento dulce", dijo su director, apoyándose en estas cifras. "Y cuando algo funciona no tiene sentido cambiarlo". Pero también sugirió que podrían introducirse cambios en su actual esquema de funcionamiento en dos o tres años.

Mientras llega ese momento, el festival mira al futuro sin complejos. La programación de 2006 -más escorada hacia la calidad que hacia la diversión, según sus responsables- y la presencia del cineasta japonés Shinya Tsukamoto y del checo Jan Svankmajer en San Sebastián suponen un espaldarazo a sus pretensiones de atraer títulos de peso. "En la parrilla de salida para el año que viene partimos con un plus a la hora de negociar películas con las distribuidoras", aseguró Rebordinos. Si no se aumenta su presupuesto con patrocinadores privados, la próxima edición contará con 432.700 euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS