Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pasarela culminará para 2008 la fachada marítima donostiarra

El ministerio de Medio Ambiente financiará con 13,5 millones de euros la obra en Mompás

San Sebastián tendrá completado para finales de 2008 un paseo de siete kilómetros a lo largo de toda su fachada marítima, desde el Peine del Viento, en Ondarreta, hasta la punta de Mompás, al final de Gros. Para esa fecha habrá culminado la construcción de una pasarela peatonal, que arrancará a 14 metros de altura en Sagüés y discurrirá a lo largo de 800 metros sin tocar la ladera del monte Ulía. El Gobierno central, que sacará el proyecto y la obra a concurso "en breve", financiará los 13,5 millones de euros que costará la plataforma.

El secretario general del Ministerio de Medio Ambiente, Antonio Serrano, selló ayer con el alcalde donostiarra, Odón Elorza, su compromiso para desarrollar esta compleja intervención. "La dirección general y el Servicio de Costas del País Vasco ha dedicado una particular atención a este proyecto porque se trata de hacer una obra singular, que no afecte al paisaje, que sea segura para los ciudadanos y una refernecia para la ciudad", dijo. Sobre la mesa tiene el anteproyecto del arquitecto Fernando Ruiz Lacasa y el ingeniero Javier Errea, que han diseñado una singular pasarela de 800 metros de longitud con dos características esenciales. La primera, que discurre como una serpiente bordeando la ladera del monte, pero sin tocarla -está separada por ocho metros para evitar las consecuencias de posibles desprendimientos- . Y la segunda, que arranca a una altura de 14 metros hasta alcanzar los 22 para evitar los posibles embates del mar. Los técnicos han fijado esos parámetros tras estudiar las mareas de los últimos cincuenta años.

Anclaje 'tijera'

La pasarela volada se sostiene con un sistema de anclajes al suelo y a la ladera del monte, "a modo de tijera", según explicó Errea. Está construida en acero y madera y tiene un mínimo de cinco metros de anchura y entre 15 y 20 metros en las dos zonas "tipo plaza" que pueden encontrarse en su recorrido. La primera está a medio camino; la segunda, justo al final del paseo. Es precisamente allí donde el alcalde planea colocar una escultura de "un autor contemporáneo" para cerrar el paseo artístico que abre el Peine del Viento de Eduardo Chillida.

La culminación del paseo marítimo es el más vistoso, pero no el único proyecto de la ciudad financiado por Medio Ambiente. Este ministerio se hará cargo también de los 1,5 millones de euros presupuestados para unir el barrio de Loiola con el resto de la ciudad por el borde del Urumea con un paseo peatonal con carril bici de seis metros de anchura y 450 de longitud. El nuevo tramo, que arrancará en la plaza de Atari Eder (Loiola), culminará en el túnel de Egia. Como la pasarela de Mompás, será para finales de 2008.

Elorza pretende llevar "en breve" al pleno el plan especial que permitirá la realización de esta obra, para convocar después el concurso de la redacción del proyecto. Quedaría pendiente hacer peatonal la orilla del río en la zona de Txomin Enea (Martutene), lo que está contemplado en el plan urbanístico de la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de noviembre de 2006