Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gregori defiende en los 20 años de Bromera su independencia

Andreu Martín gana el Premi Bancaixa de narrativa juvenil

El editor de Bromera, Josep Gregori, reivindicó ayer su apuesta por la independencia del sello editorial en el acto conmemorativo del 20º aniversario de la empresa que empezó en un pequeño despacho de Alzira y ahora lleva más de cinco millones de ejemplares vendidos. El acto tuvo lugar en el paraninfo de la Universitat de València y convocó la presencia de numerosos escritores y amigos de la editorial.

A pesar de los avatares y de la difícil supervivencia de una empresa cultural, que edita libros en valenciano, Bromera ha salido adelante y ha logrado consolidarse y profesionalizarse en el sector hasta emplear a 30 trabajadores. Ha publicado un millar de títulos, distribuidos en una treintena de colecciones y su catálogo contiene 150 premios literarios.

Gregori repasó estas cifras antes de renovar su apuesta por la independencia de Bromera con respecto a "los grandes grupos editoriales". Incidió en que el pasado y el presente avalan una largo futuro de independencia. Junto al editor, se hallaban el gerente de la Fundación Bancaixa, Miguel Ángel Utrillas, y la concejal de Educación de Alzira, Rosa Sanchis. El acto fue aprovechado para leer el veredicto de los premios de narrativa infantil y juvenil.

Además, el editor repasó brevemente la historia de Bromera y destacó el apoyo desde el principio del Ayuntamiento de Alzira, además de numerosos nombres propios, como Josep Antoni Fluixà, Salvador Bataller, Joan Ramon Borràs o Josep Ballester. Expresó su confianza en los profesionales del futuro como Joan Carles Girbés o Marta Estrelles.

Rememoró algunos hitos de la editorial como la publicación de la revista L'Illa, la creación de la Fundació Bromera per al Foment de la Lectura, la creación de la editorial Algar o la edición de los grandes libros de regalo. Entre los autores presentes, se encontraban Esperança Camps, Àngeles Moreno, Vicent Borràs o Ximo Ferrandis.

A diferencia de las demás ediciones, Bromera hizo público con una semana de antelación a la tradicional gala del Premis Literaris Ciutat d'Alzira, los ganadores del Premi Bancaixa de narrativa juvenil y del Vicent Silvestre de narrativa infantil. El primero ha recaído en el escritor barcelonés Andreu Martín, por su novela La nit que Wendy va aprendre a volar, y el segundo en Vicent Enric Belda, por La llegenda de l'amulet de jade.

Martín (Barcelona, 1949) es un escritor de una larga y contrastada trayectoria (es Premio Nacional de Narrativa Juvenil) tanto en la literatura juvenil como en el género policiaco. En la novela ahora premiada, el autor de la exitosa serie de Flanagan narra una historia protagonizada por una joven policía, que se enfrenta a una banda de asesinos. Vicent Enric Belda (Agullent) ganó el premio Samaruc con L'estirp de l'horror. El libro galardonado es su segunda novela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de noviembre de 2006