Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos urbanísticos

El consejero se considera víctima de una persecución

Francisco Granados se considera víctima de una persecución que no entiende. Asegura que no tiene enemigos conocidos y, después de los últimos días, ha intentado buscar algún motivo que pudiera llevar a personas de su entorno a sembrar sospechas sobre su persona.

Granados vive desde que nació en Valdemoro, municipio que gobernó entre 1999 y 2003 antes de ascender a consejero de la Comunidad de Madrid de la mano de Esperanza Aguirre.

Cuando sucedió el incendio en el garaje del bloque de viviendas en el que vive y se conoció que el fuego se había iniciado en uno de sus coches, Granados fue de los pocos de su partido que no sembró sospechas sobre la implicación del PSOE en el incendio.

Cuando los socialistas conocieron que el coche incendiado estaba a nombre de una constructora, pidieron una investigación respecto a la gestión de Granados. El consejero nunca ha tenido responsabilidad sobre la política urbanística. Primero fue consejero de Transportes y ahora lo es de Presidencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de noviembre de 2006