Reportaje:

Los nuevos mártires

Amnistía Internacional lanza una campaña contra los Gobiernos que encarcelan a disidentes por opinar en la Red

Salas de chateo monitorizadas. Bitácoras eliminadas. Páginas bloqueadas. Buscadores restringidos. Gente encarcelada simplemente por colgar o compartir información. Así empieza Irrepresible, la campaña de Amnistía Internacional a favor de la libertad de expresión en Internet.

La iniciativa, presentada ayer, se dirige contra los Gobiernos de China, Vietnam, Túnez, Irán, Arabia Saudí o Siria, que no sólo controlan qué dicen y a qué información acceden sus ciudadanos cuando navegan por la Red, sino que les encarcelan por opinar, criticar al Gobierno o denunciar abusos de los derechos humanos. Por ejemplo, Kianoosh Sanjari, que fue arrestado el pasado 7 de octubre en Irán por informar en su blog de los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y disidentes del régimen de los ayatolás. Todavía permanece incomunicado. O el abogado Mohammed Abbou, sentenciado a tres años y medio de cárcel por publicar artículos críticos en la Red.

Amnistía Internacional va más allá y también denuncia a los principales proveedores de contenidos (Yahoo!, Microsoft y Google) por facilitar a estos Gobiernos la información que necesitan para "purgar" la Red de disidentes.

La campaña arranca tres días antes de que empiece el Foro sobre el Gobierno de Internet en Atenas (Grecia) el próximo lunes. Amnistía considera "vital" que la voz de los internautas llegue al foro. Para ello, la organización pro derechos humanos hace un doble llamamiento a los internautas. Por un lado, pide a los bloggers y administradores de páginas que saboteen la censura publicando, "cuanto más material censurado posible para crear una interminable red de protesta".

Amnistía Internacional también solicita que cualquier internauta firme una petición dirigida a Gobiernos y empresas para que éstos se comprometan a garantizar que "Internet es una fuerza de libertad y no de represión".

Desde ayer, más de 47.000 personas han firmado la petición de libertad para los bloggers que se encuentran encarcelados, disponible en la página http://irrepresible.info.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de octubre de 2006.