Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres de cada cinco adolescentes latinoamericanos se sienten atraídos por las bandas

El 59,8% de los adolescentes latinoamericanos que viven en España se siente atraído por los grupos callejeros y bandas latinas, según un informe de la ONG Liga Española de la Educación y la Cultura Popular. El estudio Factores que inciden en la socialización de los jóvenes latinoamericanos en España refleja el trabajo realizado con más de 1.000 alumnos de 12 a 17 años de institutos de Madrid, Murcia y Valladolid. La búsqueda de protección, los problemas familiares o sentirse rechazados o discriminados son las principales causas de esa atracción.

Aunque la mayoría de estos chicos no participan activamente en tales bandas, la enorme atracción que les generan es "preocupante", según María Jesús Eresta, secretaria general de la ONG, que las vincula a la falta de integración de una parte de ellos. Las bandas están muy presentes en su vida, según la autora del texto, la socióloga María Antonieta Delpino, ya que, aunque no pertenezcan a ellas, conocen a varios de sus integrantes.

En primer lugar, la emigración no fue una opción elegida por estos adolescentes, sino que se vieron obligados a viajar con sus padres. Una vez en España, la integración en la escuela no es fácil, sobre todo por el desfase académico que arrastran, explica Eresta, que les conduce en muchas ocasiones al fracaso escolar. La mitad de ellos ha repetido algún curso durante la ESO y los que estudian y hacen regularmente las tareas de clase son apenas el 18% (el porcentaje entre el alumnado español es del 24%). Casi la mitad (47%) del medio millón de alumnos extranjeros del curso pasado eran latinoamericanos.

El reto de la escuela

Estos jóvenes se enfrentan en la escuela, el principal espacio de socialización, a un sistema diferente en cuanto a la organización, los horarios, la relación con los profesores o la disciplina. Lo explican en el estudio los propios adolescentes. "Mal, mal, porque son nuevos compañeros, nuevos profesores, no sabe uno en qué parte está. Mal, uno lo vive mal", asegura en el texto Andrés, colombiano de 17 años. También se queja María, colombiana de 15: "Allá el estudio era más fácil, sacaba diecinueves, y ahora mira cuántas me quedan".

El estudio refleja que los estos adolescentes pasan muchas horas solos (un 36,4% pasan más de seis horas al día), lo que refuerza la sensación de desprotección y abandono. El estudio asegura que sus padres, estresados, tienen poco tiempo para ellos. Un tercio pertenece a familias encabezadas únicamente por la madre. En sus relaciones sociales, las amistades con españoles son "escasas", y se enfrentan a situaciones de "racismo y discriminación" y a una imagen social "negativa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006