El futuro aéreo

Las aerolíneas aconsejan reservar billetes dos meses antes

Para encontrar un chollo y volar barato lo peor que se puede tener es prisa. Tampoco debe ser uno tan quisquilloso como para exigir que la fecha del vuelo sea inamovible. Hay que tener manga ancha. Internet, donde se hacen las reservas con las aerolíneas de bajo coste, abunda en ejemplos que demuestran lo dicho.

Un billete de Barcelona a Múnich con la compañía alemana Condor, para el mes de febrero, puede costar 58 euros (ida y vuelta). A esa cifra hay que sumarle las tasas: 32 euros por "suplemento de combustible" y 14 de "cargo por servicio". Pero si lo que se desea es ir ya, o sea, en el mes de octubre, la cosa cambia y el concepto de low cost casi desaparece. El precio final de uno de los billetes más baratos asciende a 294 euros.

Easyjet, centrada en el mercado británico, ofrece la posibilidad de ir a Londres, en marzo, por 43 euros. Pero reservar con apenas una o dos semanas de antelación puede duplicar o triplicar el precio. Cosas de la oferta y la demanda. Por eso, las empresas recomiendan al usuario hacer la reserva lo antes posible.

"En general, es un mercado muy de última hora. Y los aviones se suelen llenar en los 45 o 60 días precedentes al vuelo. Así que para obtener los precios más competitivos, aconsejamos hacer la reserva al menos con dos meses de antelación", indica Carlos Sánchez, adjunto a la dirección comercial de la compañía Aerlingus, que cubre, con un vuelo diario que sale a las 11.30 horas, la ruta Barcelona-Dublín.

Sorpresas en la red

"Siempre que pueda, el usuario ha de reservar con la máxima antelación y tener una cierta flexibilidad en las fechas", indica el director comercial de Vueling, Vicenç Martí. Coincide con él la directora de ventas de Ryanair, Maribel Rodríguez: "Los que saben cuándo libran lo tienen más fácil para volar barato". Claro que planificar las vacaciones de antemano es un lujo que no está al alcance de todos.

Para facilitar la tarea, la compañía escandinava Sterling, que vuela de Barcelona a Copenhague, Oslo y Estocolmo, ofrece en su página web un "calendario de tarifas bajas". Además, la mayoría de las empresas dan la posibilidad de reservar vuelos con unos seis meses de antelación.

A veces hay sorpresas. Algunas compañías ofrecen vuelos para unas fechas que luego, sin explicar el motivo, parece que no están disponibles. Otras vuelan sólo algunos días, sin que haya un patrón regular. Por ejemplo, hay semanas en las que el trayecto de Transavia entre Barcelona y Amsterdam funciona todos los días; otras, sólo el domingo, sin lógica aparente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de octubre de 2006.