300 policías de paisano cortan una calle para pedir aumento de sueldo

Los agentes se concentraron frente a la Delegación del Gobierno

Unos 300 agentes del Cuerpo Nacional de Policía, pertenecientes al sindicato Unión Federal de Policía (UFP), se manifestaron ayer por la tarde ante la sede de la Delegación del Gobierno en Madrid, en la calle de Miguel Ángel (Chamberí). Los funcionarios, que estaban fuera de servicio, cortaron la vía más de media hora para solicitar un plus de 600 euros al mes en concepto de capitalidad. Sólo con esta solución se evitaría que los agentes se marcharan de la región en los concursos de traslados, según el secretario regional de UFP, José Canales.

La concentración, que había sido comunicada a la Delegación del Gobierno, comenzó sobre las 17.30 frente al número 25 de la calle de Miguel Ángel, pese a la densa lluvia que caía a esa hora en la capital. Los organizadores de la protesta repartieron chubasqueros, silbatos y pancartas a los asistentes. También tiraron por los alrededores centenares de octavillas con sus reivindicaciones. En un principio, el permiso sólo recogía que los agentes se concentrarán en la acera opuesta a la Delegación.

Sin embargo, los agentes fueron ganando los cuatro carriles de la calle hasta que paralizaron completamente el tráfico. Sólo abrieron un pequeño instante para que pasaran dos autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT). Después, utilizaron los silbatos sin parar y corearon numerosos cánticos contra el Gobierno central y el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero: "Sí, sí, sí, nos vamos de Madrid", "Zapatero, ¿y el dinero?", "Zapatero, embustero", "se nota, se siente, la porra está caliente" y "Rubalcaba [ministro del Interior], con esto no se acaba" fueron algunas de las proclamas.

"Agravio comparativo"

El secretario general de UFP, José Canales, criticó la política retributiva de la Dirección General de la Policía, que no ofrece un plus de capitalidad a los agentes que trabajan en la región. Eso supone que, como la vida resulta más cara que en otras comunidades autónomas, los agentes decidan marcharse de Madrid. "Existe un agravio comparativo muy grave con la capital. Otros destinos, como Ceuta, Melilla y Canarias, cobran un plus, lo que los convierte en atractivos para los funcionarios", comentó Canales.

Éste recordó que en los concursos de traslados abandonan todos los años la región varios cientos de funcionarios que prefieren mejores destinos. "Madrid no puede ser una especie de academia, en el que haya tanta rotación de funcionarios. Así no se conocen ni los distritos ni la delincuencia", comentó el secretario regional de UFP.

El sindicato entregó una carta a la delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre. Una de las reivindicaciones de este sindicato es que aumente el número de agentes destinados a la Jefatura Superior de Policía de Madrid en 1.500 o 2.000 funcionarios. "Pero no se trata de que haya más policías, sino de que también haya más y mejores medios para que los policías puedan desarrollar bien su trabajo. Si hemos conseguido bajar un 4,6% la delincuencia con los medios que tenemos ahora, si estuviéramos mejor dotados, esto sería el paraíso", concluyó Canales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de octubre de 2006.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete