Guardias civiles viven en un cuartel en ruina en Granada

Catorce agentes de la Guardia Civil viven con sus familias en una casa cuartel declarada recientemente en estado ruinoso, a la espera de que el Ayuntamiento de la localidad granadina de Alhama y el Ministerio de Defensa les busquen y habiliten un hogar alternativo.

Además de velar por la vigilancia de los más de 5.000 vecinos de esta comarca granadina, los agentes han de cuidar de su propia seguridad en el inmueble, una vieja construcción de mediados del siglo pasado, a pie de la carretera de Loja, donde han aparecido grandes grietas.

La voz de alarma saltó la pasada semana cuando el Consistorio decretó el desalojo inmediato de la casa cuartel y el derribo de parte de la misma ante el estado ruinoso del inmueble. No obstante, Ayuntamiento y Defensa zanjaron el problema con el derribo de las oficinas centrales y dejaron en pie los dos pabellones laterales donde viven los agentes. "Nos han dicho que en cuanto detectemos alguna grieta más lo comuniquemos", explica Eduardo, uno de los guardias civiles.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS