Tribuna:COYUNTURA INTERNACIONALTribuna
i

El riesgo americano

Si los precios de la vivienda se precipitan en Estados Unidos, la mayor economía del mundo podría registrar una reducción de alrededor de un punto porcentual en su crecimiento esperado para 2007. Al menos es lo que la Reserva Federal advierte que puede pasar si se consolidan las noticias recientes sobre actividad y precios inmobiliarios en ese país. Por si acaso, a pesar de que subsisten riesgos en los precios del petróleo, la Fed ha mantenido el tipo y los mercados no esperan que los suba en el futuro, sino todo lo contrario.

El precio medio de los apartamentos todavía crecía en el conjunto del país, en 2004 y 2005, a tasas del 17% y 14%, respectivamente, para registrar un brusco parón y ligera caída en los dos primeros trimestres del presente año, algo que ya se constataba en la segunda mitad de 2005. En otros países, sin embargo, un ciclo similar, registrado con anterioridad, ha acabado por dar la vuelta, como ha sucedido en el Reino Unido.

La economía estadounidense tiene, con la evolución del mercado inmobiliario, el principal riesgo para el próximo año

En poco más de dos años, los consumidores americanos han registrado un aumento incesante de 425 puntos básicos (4,25 puntos porcentuales) en el tipo de interés de los fondos de la Reserva Federal, desde el 1% en que se situaba dicha tasa en junio de 2004. Dada esta progresión, no es de extrañar que los precios de la vivienda se hayan resentido, así como la actividad inmobiliaria. Pero nótese que el frenazo de los precios de los pisos ha tenido lugar después de que los tipos de interés alcanzasen niveles cercanos al 4%, no antes.

Los propietarios americanos se endeudan fundamentalmente a tipos fijos, por lo que sus obligaciones hipotecarias no se verán muy afectadas. Pero la refinanciación de viviendas, que ha venido estimulando el consumo de manera intensa en los últimos años, se verá sin duda afectada por el parón inmobiliario y los altos tipos de interés.

Aunque es difícil saber si ello provocará el efecto depresivo del crecimiento que la Reserva Federal advierte podría llegar a darse, la economía estadounidense tiene en esta evolución del inmobiliario el principal riesgo para el próximo año. La economía mundial no dejará de resentirse en alguna medida de una materialización del riesgo americano.

José A. Herce es profesor de la Escuela de Finanzas Aplicadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de octubre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50