Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Libération' afronta otro plan de reducción de personal

El diario francés Libération estudia un plan de viabilidad presentado por su principal accionista, Edouard de Rotschild (38,8%), que comporta una importante reducción de efectivos -entre 70 y 100 despidos sobre un total de 285 asalariados-, al tiempo que de los costes de distribución a base de renunciar a la presencia en los lugares no rentables y de reforzar la oferta de un diario electrónico.

Rotschild llegó al diario a finales del 2004 y lo hizo con 20 millones de euros en efectivo. Sirvieron para enjugar las deudas más urgentes pero no para relanzar las ventas, que se sitúan en la actualidad en torno a los 135.000 ejemplares diarios. La deuda prevista del ejercicio 2006 ronda los 13 millones de euros.

La crisis del periódico, fundado en 1973 por Jean-Paul Sastre y el periodista Serge July, arranca en la fallida transformación del diario durante la década de los noventa del siglo pasado, cuando se saldó como un fiasco el plan para transformar la publicación en algo más reactivo y de mayor proximidad al tiempo que capaz de ofrecer un buen suplemento de fin de semana para así atraer un mayor número de anunciantes.

La inversión no dio el resultado esperado y, desde entonces, Libération arrastra deudas importantes y vive por encima de sus posibilidades. Hace unos meses, tras una primera reestructuración que supuso la marcha de 56 trabajadores, Serge July presentó la dimisión. Antes, en noviembre de 2005, el diario vivió una huelga de cuatro días de ausencia de los quioscos. En mayo de 2006 lanzó un nuevo suplemento de fin de semana, con tan escaso éxito como el que le había precedido una década antes.

En el Consejo de Administración de Libération Rotschild cuenta con 6 votos frente a los 3 de la Sociedad Civil del Personal de Libération, que controla el 18,4% de las acciones, por delante del 16,77% del grupo Pathé de la familia Saydoux, el 10,5% de 3I Gestion, y el 10% de Communication et Participation.

Entre los nombres que se barajan para dirigir ahora Libération figuran Laurent Joffrin, actualmente al frente del semanario Le Nouvel Observateur y durante varios años periodista en el propio Libé, y Edwy Plenel, el hombre que modernizó Le Monde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de septiembre de 2006