Reportaje:Vestigios del franquismo

La dictadura se resiste a salir del callejero

En muchos pueblos andaluces los restos franquistas siguen a la vista de todos

La ley sobre la memoria histórica está a las puertas de aprobarse y, aunque para la mayoría de las asociaciones involucradas no cumple con las expectativas creadas, el decreto tendrá tarea si con él se pretenden borrar los numerosos restos de la dictadura de Franco que aún permanecen. En todas las provincias andaluzas persisten monolitos, placas y otras conmemoraciones de la época franquista.

Muchos ayuntamientos aprobaron la eliminación de estos restos, habitualmente por iniciativa de los partidos de izquierdas, apoyados por las asociaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica. Sin embargo, estas resoluciones no siempre provocaron la retirada de emblemas. El problema para quitar estos vestigios es que no todos pertenecen a instituciones públicas y que éstas no tienen autoridad sobre los organismos privados, como la Iglesia, que conservan estos símbolos.

En Málaga, donde, a pesar de que el Consistorio en pleno -gobernaba el Partido Popular- tomara esta medida en 1996, aún quedan muchos vestigios de la época, como nombres de barriadas y grandes avenidas (como la de Carlos Haya, por un aviador franquista).

En Jaén -PP- no se aprobó la moción presentada por Izquierda Unida hace cuatro años, afirma Joaquín López Rojas, de la Asociación Guerra y Exilio por la Recuperación de la Memoria Histórica. Allí, todavía hay calles con nombres como División Azul o 18 de Julio, además de otros símbolos de la dictadura. En el resto de provincias, bien en capitales o en pueblos, este tipo de casos se repite. En Almería, donde quedan menos restos, aún existe la calle Gibraltar Español.

Restos en Sevilla

Sevilla ha sido una de las últimas ciudades en sumarse a la aprobación de estas resoluciones. En abril el pleno del Ayuntamiento -PSOE e IU- tomó la decisión de localizar y retirar los vestigios de la dictadura y renombrar las calles que aluden al franquismo, entre otras medidas para recuperar la memoria histórica. Los representantes de IU llevan ahora la propuesta a las juntas de distrito de la localidad. En la mayoría de ellas ha habido respuestas positivas para retirar los restos y renombrar calles, según explica Daniel Sánchez, militante del partido en Sevilla y secretario del Foro por la Memoria.

La Avenida de Carrero Blanco, en el barrio de Los Remedios, es la única vía importante de la ciudad con un nombre alusivo al entorno del dictador. "Esta calle debe ser uno de los pocos restos que queden y dependan del Ayuntamiento", asegura Sánchez.

Las juntas de distrito deben aprobar las propuestas de IU y del Foro para hacer cambios en el barrio. "Esperamos que, finalmente, la comisión vecinal lo apruebe y así consigamos retirar el nombre de esa vía, porque hace referencia a un primer ministro de la dictadura. Si no lo hace, llevaremos una moción al Ayuntamiento", añade el secretario del Foro.

La CNT ha comenzado la elaboración de un estudio para comprobar la permanencia de símbolos en Sevilla. Hasta ahora, se ha encontrado una docena de placas, escudos, calles y monolitos, muchos pertenecientes a la Iglesia, como es el caso de la Basílica de la Macarena. Según la organización, "hay restos por descubrir sobre obispos y falangistas".

El Foro por la Memoria, que también se encarga de investigar zona por zona para descubrir nuevos restos, ya ha logrado algunos nombramientos. "Está aprobada una Avenida de la Memoria Histórica en el distrito Macarena", informa el secretario del Foro. Además, probablemente se retire el nombre de la calle General García de la Herranz, en el distrito sur, y se sustituya por el de un miembro del Foro Social. En el distrito Nervión y en el Macarena Norte (San Jerónimo), está previsto que se nombren nuevas glorietas con títulos referentes a la memoria histórica y a la Segunda República. En Bellavista, se estudia llamar algunas calles nuevas con el nombre de luchadores obreros.

Este organismo y gran parte de las asociaciones vinculadas a este tema consideran que la futura ley sobre la memoria histórica, cuyo borrador ya se ha presentado y que ahora está en trámite, será insuficiente para recuperar y dignificar el recuerdo de las víctimas del franquismo. Con respecto a la retirada de símbolos, la crítica habitual se refiere a la poca determinación del decreto, que sólo obliga a la Administración central a su retirada (con excepciones) e insta a hacerlo a las instituciones regionales y locales. "Andalucía está llena de símbolos pertenecientes a organismos que no están obligados a su eliminación. Por ejemplo, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir mantiene emblemas en los pantanos. La ley es poco comprometida", afirman desde la CNT.

"No se puede presentar la historia como si se tratara de bandos iguales. Una cosa era la guerra y otra la represión posterior. La ley debe servir de obligación o, al menos, para avergonzar a los municipios que no hagan nada", opina Daniel Sánchez. "El anteproyecto ha sido una desilusión", sentencia Joaquín López. Para todos ellos, la ley no servirá para borrar la dictadura de las calles andaluzas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción