La investigación del 11-M

Diez partidos del Congreso acuerdan impedir que el PP "manipule" e "intoxique" con el 11-M

Zaplana replica que ni se callará ni irá a los tribunales, y advierte de que habrá "consecuencias"

Diez partidos que suman 202 escaños en el Congreso comparecieron ayer de forma conjunta para anunciar una decisión sin precedentes en la Cámara. A partir de ahora van a oponerse en bloque a los intentos del PP (148 diputados) "de manipular" e "intoxicar" al Parlamento con sus teorías conspirativas sobre el 11-M. Todos los grupos denunciaron las "tesis de presuntos terroristas y asesinos" que manejan los populares, y advirtieron de que episodios como el plante al PP del martes pasado pueden repetirse si los populares persisten en acusar sin pruebas. Los comparecientes emplazaron al PP a que acuda a los tribunales si tiene algo que denunciar. Eduardo Zaplana les replicó que "nadie va a callar" a su partido, y avisó de que esa postura conjunta "tendrá consecuencias".

Más información

La interpelación del PP sobre el 11-M del miércoles de la semana pasada colmó la paciencia de los grupos. Y el vaso se desbordó con la moción de este martes, en cuya presentación la diputada Alicia Castro, avilesina amiga del ex mercenario Francisco Javier Lavandera, acusó al Gobierno de ser el "responsable de informes falsos, de ocultación de pruebas y de todo tipo de obstáculos a la actuación judicial" en relación con los atentados de Madrid, tres delitos penales de extraordinaria gravedad.

Tras cambiar radicalmente el martes la propuesta de moción del PP por otra que defiende la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, jueces y fiscales en el 11-M, los grupos convocaron ayer una conferencia de prensa conjunta sin precedentes. Diego López Garrido (PSOE), Gaspar Llamazares (IU), Paulino Rivero (Coalición Canaria, presidente por consenso de la comisión de investigación del 11-M), Emilio Olabarria (PNV), Jordi Jané (CiU), Joan Puig (ERC) y Uxue Barkos (de Nafarroa Bai, aunque comparecía en representación del Grupo Mixto, que incluye al BNG, Chunta Aragonesista y a Eusko Alkartasuna) se reunieron para dar un mensaje común: van a intentar impedir que el PP siga manipulado con sus tesis conspirativas sobre el mayor atentado terrorista de la historia de España.

Las consecuencias de la decisión de los 10 partidos unidos serán que rechazarán las comparecencias sobre el 11-M, votarán contra las proposiciones del PP sobre el tema y trocarán las mociones sobre el atentado. El PP podrá seguir presentando preguntas orales y escritas sobre la materia al Gobierno, y éste tendrá que responder, pero lo hará eludiendo el debate. Incluso podrían repetirse los plantes como los del martes, según fuentes parlamentarias de los 10.

"Política tóxica"

"Vamos a reaccionar con contundencia siempre que se intente manipular al Parlamento con tesis de presuntos terroristas y asesinos. El Parlamento no se puede prestar a la manipulación ni a colaborar con la política descabellada del PP. Esto es un aldabonazo en defensa de la decencia democrática", dijo López Garrido. "El Parlamento no puede ser la caja de resonancia de teorías conspirativas. Pedimos a quien tenga algún dato o indicio que lo lleve al juez", continuó Jané. "El PP pretende instrumentalizar al Congreso para manipular la verdad, la que el PP, que es de otro mundo, el mundo al revés, sigue sin aceptar", rubricó Puig. La misma línea utilizó Olabarria: "El PP pretende recuperar su verdad, que es una mentira o muchas mentiras, las que los ministros de Aznar propalaron desde el 11-M".

El más duro en sus aseveraciones fue Llamazares. "No somos un contubernio ni formamos parte de la conspiración. Somos grupos que defendemos la verdad, la justicia y la dignidad del Parlamento. Lo que ocurrió ayer", en referencia al plante del martes, "debería ser un aviso al PP de que le vamos a parar los pies a su política tóxica. El Parlamento no se dejará manipular". Cuando apenas se habían apagado las palabras de Barkos pidiendo al PP que acuda a los tribunales si tiene pruebas de algo, Zaplana compareció en la misma sala del Congreso para replicar.

El portavoz del PP dijo que ya no pide la reapertura de la comisión, negó que su partido defienda la teoría de la conspiración y se preguntó cómo es posible que alguien crea que el PP da crédito a presuntos asesinos, algunos de los cuales quiso que comparecieran en la comisión de investigación.

"¿A qué viene esa histeria?", se preguntó, antes de recordar casos como los de Luis Roldán, los GAL o Mariano Rubio. "Al PP no lo amenaza nadie ni lo va a callar nadie. Ésta es una agresión impropia de una democracia, que tendrá consecuencias". "No nos pueden llamar por la mañana para que les ayudemos en un asunto en el que el Gobierno esté agobiado y luego decirnos esto. Si dicen que somos algo, lo va a ser para todo". A una pregunta sobre si su partido llevará sus graves acusaciones penales a un juez, replicó que nada de lo que ha dicho "son invenciones" y emplazó al Gobierno a que les denuncie si se cree ofendido.

Los portavoces de los grupos explican su posición ante la moción del PP sobre el 11-M, rechazada por el Congreso.
Los portavoces de los grupos explican su posición ante la moción del PP sobre el 11-M, rechazada por el Congreso.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 20 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50