Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda gana dos elecciones regionales en Alemania

El partido socialdemócrata alemán, SPD, salió ayer reforzado de las elecciones en los Estados federados de Berlín y Mecklemburgo Antepomerania, donde sus actuales jefes de Gobierno, Klaus Wowereit y Harald Ringstorff, fueron confirmados en sus cargos. Mientras que Wowereit logró en Berlín aumentar su apoyo en el electorado del 30% al 30,8%, Ringstorff tuvo que encajar la pérdida de parte del suyo en el Estado federado de la costa del Báltico, pero logró superar a la CDU con un margen de un escaño, según las proyecciones difundidas anoche por la televisión pública ARD.

Poco después del cierre de las urnas, Wowereit se presentó ante sus seguidores acompañado de su pareja, el médico Jörn Kubicki, para celebrar la victoria. "Sin el SPD no se puede formar Gobierno, y está bien así", dijo Wowereit radiante evocando la frase con la que salió del armario -"soy marica y está bien así"- hace cinco años.

El alcalde gobernador de Berlín señaló satisfecho que los partidos neonazis NPD y Los Republicanos no alcanzaron en la ciudad-Estado el 5% necesario para entrar en el Parlamento. Ello a pesar de -o quizás debido a- la agresividad que mostraron sus partidarios en esta campaña electoral, marcada por el ataque a dos voluntarios que pegaban carteles de propaganda socialdemócrata.

En Mecklemburgo, sin embargo, el NPD alcanzó un 7,2%, que le permitirá ocupar seis escaños en el Parlamento en la capital del Estado, Schwerin. "Nos ocuparemos de que se hable de temas que el Gobierno oculta", declaró anoche su candidato, Udo Pastörs, que anunció una "dura política de oposición". La entrada de los neonazis en el Parlamento fue posible en parte gracias a una participación electoral históricamente baja, que apenas superó al 60%.

Mejora de los Verdes en Berlín

Gracias al importante aumento de los Verdes del 9,2% al 13,3% en la capital alemana, Klaus Wowereit podrá elegir entre continuar la coalición con los ex comunistas del Partido de la Izquierda PDS con la que ha gobernado la ciudad desde 2001, o desempolvar la constelación "rojiverde" que puso en práctica Gerhard Schröder a escala federal durante siete años. "Que podamos hacer coalición con un partido es importante, que podamos elegir entre dos es aún mejor", declaró Wowereit. A última hora de ayer, todo indicaba que Los Verdes lograrán un escaño más que el PDS, que sufrió una pérdida del 22,8% en 2001 al 13,2% este año.

El gran perdedor de la jornada fue en Berlín el partido de la canciller, Angela Merkel, el democristiano CDU. Tras perder la alcaldía en 2001, los democristianos no han encontrado un candidato capaz de sacarles de una dilatada crisis. Friedbert Pflüger abandonó la secretaría de Estado de Defensa para intentarlo en esta ocasión, pero tuvo que contentarse con un 21,5% frente al 30,8% del SPD.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de septiembre de 2006