Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Obrador se proclama "presidente legítimo" de México ante una multitud

Los partidarios del perdedor de las elecciones generales deciden que tome el poder el próximo 20 de noviembre

Andrés Manuel López Obrador, líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD), de izquierda, y candidato derrotado en las elecciones presidenciales del 2 de julio, fue proclamado ayer "presidente legítimo de México" por cientos de miles de seguidores, convocados bajo el nombre de la Convención Nacional Democrática (CND) en la plaza del Zócalo de la capital de México.

Cientos de miles de partidarios reunidos en la plaza del Zócalo dieron su apoyo al líder del PRD

La muchedumbre interrumpía al político izquierdista con gritos de: "¡No estás solo, no estás solo!"

"Pueden quedarse con sus instituciones piratas y el presidente espúreo, pero no con nuestra dignidad", declaró el dirigente

"Esta presidencia es símbolo de los anhelos de justicia social", dijo López Obrador

800.000 ciudadanos se han inscrito en la Convención Nacional Democrática

Andrés Manuel López Obrador, líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD), de izquierda, y candidato derrotado en las elecciones presidenciales del 2 de julio, fue proclamado ayer "presidente legítimo de México" por cientos de miles de seguidores, convocados bajo el nombre de la Convención Nacional Democrática (CND) en la plaza del Zócalo de la capital de México.

Eran las siete y media de la tarde en México y la una y media de la madrugada en la España peninsular. Brazo en alto, los cientos de miles de asistentes a la Convención votaron que el día 20 de noviembre a las tres de la tarde [diez de la noche en la España peninsular], López Obrador tome posesión de su cargo. La fecha está cargada de simbolismo: el 20 de noviembre es el aniversario de la revolución mexicana.

Antes de que fuese proclamado presidente por sus partidarios, el grito que más se coreó fue precisamente ése: "¡Presidente, presidente, presidente!". La Convención, en la que se inscribieron unos 800.000 de seguidores de López Obrador, acordó nombrar un Gabinete de Gobierno con "carácter itinerante" que tendrá su sede en la Ciudad de México. Asimismo, la Convención anunció la convocatoria de un plebiscito para impulsar un proceso constituyente "para que las instituciones sean del pueblo y para el pueblo".

Acogido por el aplauso de la multitud que abarrotaba la plaza y se extendía por las calles aledañas, López Obrador declaró: "La Convención Nacional Democrática ha aprobado la abolición de este régimen de corrupción y privilegios y ha sentado las bases para la creación de una nueva república".

El candidato izquierdista ocupó ayer la plaza del Zócalo para celebrar ayer con sus seguidores el primer acto de la llamada Convención Nacional Democrática (CND). El multitudinario cónclave, que se prolongó varias horas, tenía como objetivo consolidar el movimiento de resistencia al presidente electo, Felipe Calderón, del conservador Partido de Acción Nacional (PAN).

La Convención eligió designar a López Obrador "presidente legítimo" frente a la propuesta de "coordinador de la resistencia civil".

Durante las últimas semanas, ciudadanos de toda condición se inscribieron en distintos puntos del país como delegados a la Convención Nacional Democrática, sin otro requisito que sus datos personales. Los organizadores aseguran que hay unos 800.000 inscritos. López Obrador anunció la víspera su intención de recorrer una vez más los pueblos, barrios y colonias de México para llevar el mensaje de la CND, en calidad de jefe de un "Gabinete itinerante". La estrategia para mantener viva la llama de la resistencia incluye la creación de un Frente Amplio Progresista integrado por los partidos que conformaban la coalición electoral Por el Bien de Todos, que apoyó a López Obrador.

La gigantesca plaza del Zócalo de la capital ha tenido distintas caras en las últimas horas después de albergar durante 47 días el campamento desde el que López Obrador y sus seguidores expresaron su rechazo a lo que consideran fraude electoral. El "plantón" en todo el centro de la ciudad se levantó para permitir los actos de la Independencia y después de una intensa negociación con el Gobierno para evitar enfrentamientos. Finalmente, imperó la cordura y todo transcurrió con normalidad el viernes por la noche. En aras de la convivencia pacífica, el presidente Vicente Fox no dio el último Grito de Independencia de su mandato en el Zócalo de la Ciudad de México, como marca la tradición, sino alejado y con escaso público en la ciudad de Dolores Hidalgo, en el Estado de Guanajuato.

Fue una noche extraña en el Zócalo, escenario de grandes eventos políticos. No hubo el más mínimo incidente, en contra de las advertencias del portavoz del presidente, Rubén Aguilar, que dijo que grupos radicales pretendían reventar el acto. La normalidad adquirió incluso tintes de frialdad, en comparación con el ambiente que suele imperar en las concentraciones convocadas por López Obrador. El líder de "la resistencia civil" estaba allí, discreto a la hora de entrar y salir de la plaza. Se esperaba que pronunciara un discurso después del Grito, pero no hubo tal. Nadie lo reclamó.

Pero anoche, los tintes cambiaron. El líder se erigió en "presidente legítimo" y México se prepara ahora para afrontar un periodo de incertidumbre. "Acepto el cargo de presidente como rechazo a la imposición y la ruptura del orden constitucional", declaró López Obrador. "Esta presidencia es símbolo de las esperanzas y anhelos de justicia social del pueblo de México". Y añadió: "Pueden quedarse con sus instituciones piratas y el presidente espúreo, pero no con nuestras convicciones y nuestra dignidad".

La multitud lo interrumpía mientras coreaba: "¡No estás solo, no estás solo!"

Trabajador y autoritario

Andrés Manuel López Obrador, de 53 años, nacido en el Estado de Tabasco, está convencido de que tiene una misión en la vida: trabajar junto a los pobres. Ha dado un revolcón a la política mexicana y se ha convertido en la esperanza para unos y la pesadilla para otros. Sus adversarios y algunos de sus próximos le critican por su tendencia al autoritarismo.

Graduado en Ciencias Políticas por la Universidad Nacional Autónoma de México, abandonó el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1987 para incorporarse al Partido de la Revolución Democrática (PRD). Compitió en dos ocasiones por la gobernación de su Estado en 1988 y 1994, y fue derrotado. Fue presidente del PRD entre 1995 y 1999 y en esa época el partido empezó a cosechar sus mayores éxitos electorales.

Es viudo y padre de tres hijos. Tiene fama de trabajador infatigable. Su primer cargo por elección popular fue la alcaldía de la Ciudad de México en el año 2000. Está considerado como el último fenómeno político de México. Aunque oficialmente fue inscrito como candidato a la presidencia en enero de 2006, López Obrador comenzó un año antes su campaña, cuando todavía presidía el Gobierno de la ciudad de México. Estuvo a punto de quedar apartado de la carrera electoral al perder el fuero por desacato a la Justicia en relación con un conflicto urbanístico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de septiembre de 2006

Más información