Montilla afirma que los inmigrantes pueden restar ayudas sociales a los "ciudadanos de Cataluña"

El candidato del PSC rectifica y dice ahora que la acogida de extranjeros está "casi al límite"

Alineándose con el cada vez más restrictivo discurso del PSOE en materia de inmigración, el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, José Montilla, rectificó ayer sus recientes declaraciones en el sentido de que Cataluña necesita inmigrantes para crecer. En lugar de esto, el dirigente socialista dijo ayer que Cataluña "está prácticamente al límite" en cuanto a acogida de inmigrantes y advirtió de que los ciudadanos de Cataluña pueden ver dificultado su acceso a los servicios sociales por la llegada de inmigrantes. El Partido Popular no tardó en censurar la "doble moral" de Montilla.

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Montilla tuvo tiempo ayer de explicar, y en algún momento rectificar, su posicionamiento acerca del fenómeno migratorio. Aunque reiteró que la llegada de inmigrantes es importante para la buena marcha de la economía, el candidato del PSC intentó ayer que estas palabras no sonaran diferentes a las expresadas esta misma semana por el secretario de organización del PSOE, José Blanco, en el sentido de que el mercado laboral español ya no puede absorber a más extranjeros.

Para Montilla la capacidad de Cataluña para integrar a nuevos inmigrantes está "prácticamente al límite". Tras recordar que es partidario de una inmigración "ordenada", el primer secretario de los socialistas catalanes no dudó en alertar de los problemas que puede conllevar la inmigración a su juicio. "La situación raya el límite, no nos podemos permitir muchas tarjetas sanitarias más". [El número de tarjetas sanitarias se incrementó en más de 90.000 el año pasado, la mayor parte en manos de ciudadanos extracomunitarios].

Montilla también alertó de los "otros problemas que genera el fenómeno de la inmigración, en la escuela, en el ambulatorio y en la demanda de vivienda o en otros servicios de carácter social". Por ello alertó de la posibilidad de que un incremento del fenómeno migratorio "sature los servicios municipales y, en algunos casos, comporte o pueda comportar la pérdida de servicios para los ciudadanos de Cataluña".

Por ello se mostró contrario a cualquier nuevo proceso de regularización de inmigrantes y defendió "deportar" a los extranjeros que residen en España en situación irregular.

Para el portavoz del Partido Popular, Daniel Sirera, la rectificación de Montilla sólo obedece a la "doble moral" que en su opinión tienen los socialistas al hablar de inmigración. Además, responsabilizó al actual Gobierno catalán de cualquier problema que pudiera comportar una pérdida de servicios sociales para los ciudadanos de Cataluña. "Montilla debería decir abiertamente que por culpa de sus políticas los catalanes podemos perder todos estos servicios", dijo Sirera, y pidió que asuma la responsabilidad y que explique a los catalanes qué tiene previsto hacer para solucionar esta situación.

Por otra parte, y a la espera de cerrar las listas con las que los socialistas concurrirán a las elecciones de noviembre, Montilla aseguró ayer que el secretario del Gobierno, Ernest Maragall, tendrá un lugar garantizado en ellas. "Siempre y cuando él así lo desee", clarificó Montilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de septiembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50