Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia suiza bloquea 3,6 millones del presidente de Fórum por presunto blanqueo

Briones alimentó sus cuentas en el extranjero con ingresos periódicos entre 2002 y 2005

El presidente de Fórum Filatélico, Francisco Briones, ya no sólo tiene que preocuparse de las consecuencias penales de su gestión al frente de dicha empresa, a la que el administrador judicial atribuye un agujero patrimonial de hasta 3.400 millones de euros. La justicia suiza le investiga por un presunto delito de blanqueo de capitales tras bloquearle diversas cuentas personales que mantenía en dicho país. El saldo congelado por las autoridades judiciales helvéticas suma 3,6 millones. Ese hallazgo ha tenido como respuesta de Briones la solicitud de una declaración complementaria ante Hacienda.

El pasado mes de junio, con el presidente de Fórum aún preso por la presunta estafa, el Sepblac (Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales) informó al Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, cuyo actual titular es Baltasar Garzón, de que Francisco Briones tenía cuentas en Suiza, según una información procedente de sus colegas suizos.

Un mes más tarde, el fiscal de Ginebra bloqueó en cuentas del banco UBS de Suiza fondos por valor de 3,6 millones a nombre de Briones. Presentaban un elemento que resultaba altamente sospechoso para las autoridades suizas. Tales cuentas se habían nutrido de periódicas imposiciones en metálico a lo largo de los últimos años. En concreto, arrancaban de 2002 y llegaban hasta 2005. Tales entregas en Suiza en favor de sus cuentas habrían coincidido con su mandato como presidente de la filatélica (que contaba con unos 200.000 clientes y fue intervenida judicialmente el 9 de mayo por una presunta estafa piramidal masiva).

Briones, en declaraciones a este diario, aseguró tras ser puesto en libertad el pasado mes de agosto, que tal cuenta -habló de una sola- correspondía al fruto de la venta de una colección de sellos propia y tenía como saldo sólo un millón de euros. Añadió que no había que ver nada extraño en ello, ni mucho menos ilegal.

Sin embargo, la información bancaria sobre este asunto que manejan el Ministerio de Hacienda y las autoridades judiciales suizas no concuerdan con los detalles hechos públicos por Briones sobre su contabilidad helvética: de entrada, el saldo de sus cuentas -en plural, no en singular- casi lo cuadriplica. Y difícilmente, a juicio de los expertos consultados, puede atribuirse el origen de tales fondos acumulados en las cuentas suizas de Briones al beneficio de una operación -la venta de una colección de sellos personal-, ya que los ingresos se han producido a lo largo de una serie de entregas periódicas que se vienen repitiendo en sus cuentas suizas entre 2002 y 2005. Por añadidura, todas ellas efectuadas en metálico.

No deja de resultar sospechoso al olfato de los expertos de Hacienda el hecho de que la regularización fiscal promovida por Briones se haya producido el pasado mes de agosto, cuando el empresario imputado ya conocía que entre el Sepblac y las autoridades suizas, con la franca colaboración de UBS, sus cuentas secretas en dicho país habían quedado al completo desnudo.

También pesa en Hacienda otro hecho: la regularización planteada por Briones, hasta el momento, sólo se ha basado en su compromiso de pago, pero no en la entrega efectiva de ninguna cantidad. Briones, en todo caso, sabedor de que Garzón y la Fiscalía Anticorrupción tenían conocimiento de la existencia de sus cuentas suizas, a través de su defensa aportó el pasado mes de agosto en señal de buena voluntad sus números de identificación y extractos de movimientos, según confirmó el propio presidente de Fórum. Todo apunta, a juicio de expertos consultados, a un intento de dotarse de una coartada para intentar eludir que el juez le impute un delito fiscal personal, a sumar a la ristra de acusaciones que ya pesan sobre él (estafa continuada, blanqueo de capitales, insolvencia punible y administración desleal).

La imposición de Garzón de una fianza de un millón de euros al presidente de Fórum no fue ajena al hecho de que el magistrado conocía la existencia de estas millonarias cuentas suizas de Briones, y no precisamente porque él las hubiese revelado ni reconocido aún.

El hecho de que Briones dispusiese de millonarios fondos en el extranjero alimentaba el temor a que se fugase en caso salir de prisión, como puso de relieve la Fiscalía Anticorrupción en diversas vistas públicas. Garzón fue sensible a este hecho, y por ello impidió que con cargo a dichas cuentas Briones pudiera abonar su fianza. Finalmente, según su versión, la recaudó merced a la ayuda de su familia (700.000 euros) y de sus empleados y clientes (300.000 euros).

Pero, al margen del escepticismo con que ha sido acogido su tardío intento de detallar sus cuentas suizas, la investigación española y suiza no se va a contentar con el mero pago del dinero no declarado: se pretende seguir el hilo de los flujos de tal dinero. De dónde salió, por qué motivos, qué uso se hizo de tales fondos tras ser ingresados en las cuentas suizas y quién dispuso de los mismos. Todo un enigma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 2006