Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comisión del Puerto de Bilbao no aporta soluciones tras nueve meses

El comisionado redacta una simple declaración después de diez citas

La comisión creada hace nueve meses para solucionar el conflicto del transporte de mercancías en el Puerto de Bilbao no ha supuesto ningún avance. Tras diez reuniones, el comisionado, la figura creada hace año y medio para intermediar, sólo ha elaborado un escueto documento que defiende el libre mercado y empresas de mayores dimensiones. El comisionado da por cerrada la primera fase del proceso y postula que haya acuerdos para garantizar una libre competencia a fin de año y que en 2007 se aborden las primeras medidas.

El conflicto del transporte en el Puerto cumple 11 años, desde que tras la crisis de los 90, que hundió a las compañías existentes, los camioneros debieron convertirse en empresarios y acordaron un convenio para limitar el trabajo en el recinto. El sistema busca garantizar un trabajo y tarifas dignas para los transportistas, lo que se ha traducido en que las 55 consignatarias que trabajan en el Puerto sólo pueden operar con los camioneros que se les asignan. El modelo ha creado un mercado de licencias, que se traspasan cuando el titular cambia de trabajo o se jubila, y el precio por camión supera ya los 84.000 euros.

El Gobierno decidió intervenir en 2004 para defender la libre competencia. Se creó una mesa con todos los agentes y nombró un comisionado para ofrecer un diagnóstico y buscar soluciones. Este observador, Rafael Puntonet, elaboró un informe que se quedó en el cajón y en enero pasado se formó un grupo de trabajo para abordar el transporte de mercancías por carretera.

Diez reuniones en siete meses (la última fue el 19 de julio) sólo han servido para que cada parte mantenga sus posturas. Las citas, con la participación de 20 entidades, instituciones y sindicatos, no han aportado ningún documento de consenso con medidas concretas, pese a que ésta era el principal objetivo de la comisión. La última reunión, que duró menos de una hora, evidenció los nulos avances. No asistieron nueve entidades y el propio comisionado lamentó la falta de aportaciones al documento elaborado, que vuelve a ser una simple declaración de intenciones.

El escrito señala que las instituciones defienden que haya libre contratación y competencia en el Puerto y que las empresas tengan más dimensión y bajen los precios. Y ello compatible con "mantener el medio de vida de los transportistas autónomos que operan por cuyos intereses el Gobierno prometió velar".

"Esto es un paripé", señala uno de los miembros del grupo de trabajo. La comisión ni siquiera ha debatido las dos únicas propuestas para implantar un modelo nuevo: la planteada en diciembre pasado por empresas de transportistas y asociaciones de consignatarios y estibadores, que defiende crear nuevas empresas con más de 100 camiones (ahora el 90% de los transportistas tiene entre uno y cinco camiones) y el sistema del sindicato Egas, defensor de un convenio limitador de la competencia. Ambos planes se expusieron en la segunda reunión y en la siguiente, en marzo, Puntonet consideró "prematura" su discusión y planteó aplazar su debate "para más adelante", sin que hayan vuelto a discutirse.

En la última cita, Puntonet dio por cerrada la primera parte del proceso y planteó una nueva fase en que se concreten acuerdos sobre la atomización de transportistas y una concentración que posibilite una oferta distinta, la libre competencia y las condiciones que se deben cumplir y el libre acceso. Agregó que los acuerdos deben tomarse este otoño para que en 2007 se pongan en marcha las medidas y el nuevo sistema comience a funcionar en 2008. Los 20 miembros de la comisión han sido convocados hoy a otra reunión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 2006