CÁMARA OCULTAColumna
i

Ya empiezan los 'oscars'

Volver, de Pedro Almodóvar, ha sido considerada por la crítica internacional como la mejor película del año entre cuantas se han presentado en festivales internacionales. Ya en Cannes obtuvo dos sonoros premios que reconocieron su valía: uno al conjunto de sus actrices y otro al mejor guión, editado por cierto en España por 8 1/2. Por su parte, Alatriste ha arrancado en taquilla como un ciclón, superando las previsiones de productores y distribuidores; su guión también ha sido editado por la misma editorial, con profusión de fotografías, diseños y parte del storyboard: un pequeño lujo. Hay otros dos libros relacionados con esta película: un plano-guía de Juan Eslava Galán sobre los lugares en que se desarrolla la acción del filme, y otro de Andalucia Film Commission sobre los recorridos andaluces del personaje, que será presentado en el próximo festival de San Sebastián.

Son dos películas españolas de muy distinta naturaleza, no comparables entre sí, pero de incuestionable éxito. Ambas se verán en sendas galas del festival de Toronto, que comenzó ayer; Alatriste viajará luego al novísimo festival de Roma, y Volver lo hará al festival de Nueva York, culminando así el homenaje que Almodóvar ha recibido en aquella ciudad bajo el lema Viva Pedro, algo que supone toda una declaración de principios.

En el bullicio organizado por estos filmes españoles pueden quedar olvidados otros más modestos, La noche de los girasoles, por ejemplo, primera obra de Jorge Sánchez-Cabezudo, programado en una sección paralela del festival de Venecia en curso, y que va creciendo en la taquilla española gracias al boca a boca. Sin embargo, los académicos del cine español no la podrán tener en cuenta en sus votaciones para el Oscar de Hollywood como candidata a mejor película extranjera. Algunos de sus técnicos no son españoles y el reglamento de la Academia es estricto en tal sentido. Deben ser españoles el director, el productor y el guionista, o al menos dos de ellos. Y también los responsables de la fotografía, el vestuario, el montaje, el sonido y la música.

¿Qué decidirán los señores académicos? ¿Optarán por Volver, por Alatriste, se acordarán de la modesta Azuloscurocasinegro, de Sánchez Arévalo, que despertó gran interés hace unos meses? El próximo viernes conoceremos la primera terna. Y el jueves 28, por fin, se sabrá cuál ha sido elegida como única candidata. El debate promete ser interesante. ¿Retornarán las fobias, imperará el sentido común, habrá enfrentamientos, nos sorprenderán? En cualquier caso, las películas pequeñas -Remake, de Roger Gual, otra por la que tampoco se puede votar, reglamento en mano- se van quedando en el olvido. Éste es el país de Joselito o Belmonte, como creo que se dice, y no suele dar para mucho más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de septiembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50