Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francis Montesinos critica la nueva Semana de la Moda promovida por la Generalitat

El diseñador cree una "locura" desfilar al aire libre en septiembre bajo el Palau de les Arts

El presidente de los diseñadores valencianos, Francis Montesinos, cargó ayer contra la nueva Semana de la Moda de Valencia, que integrará la Pasarela del Carmen, en la presentación de la iniciativa que estuvo presidida por los consejeros de Empresa, Justo Nieto, y de Cultura, Alejandro Font de Mora. Montesinos considera una "locura" programar los desfiles al aire libre bajo el Palau de les Arts del 11 al 15 de septiembre, en coincidencia con la semana de moda de Nueva York, y sin contar con los estudiantes de diseño. Acusó al Consell de falta de "respeto".

La Generalitat paga y ha decidido cambiar las fechas y la ubicación, además de reforzar el carácter industrial con la participación de empresas y marcas relacionadas con el mundo de la moda en un encuentro que nace con más presupuesto a partir de la Pasarela del Carmen, que se celebraba en el antiguo convento del Carmen en otoño. De modo que la Semana de la Moda de Valencia arrancará el lunes 11 con exhibición de bolsos, zapatos, complementos, prendas de piel y de alta costura y joyas. Al día siguiente se iniciarán los desfiles de los diseñadores valencianos, que abrirá a las 13 horas, precisamente, el más popular, Francis Montesinos, presidente de la Asociación de Diseñadores de Prêt-à-porter de la Comunidad Valenciana.

Pero ese cambio de modelo capitaneado por la Consejería de Empresa no cuenta con el beneplácito de todos, como ayer demostró el propio Montesinos.

El modisto empezó agradeciendo a las instituciones su apoyo al sector para, a continuación, incidir en que "sin respeto sólo se puede conseguir indiferencia y, precisamente, esto es lo opuesto a la moda". Aseguró sentirse "en la obligación de expresar por el bien de la Pasarela del Carmen que, ni por más presupuesto, ni por olvidarse de los más jóvenes, ni por más cambios de fechas ni por más desfiles al aire libre, una Semana de la Moda no se puede hacer a la intemperie y menos aún en el mes de septiembre".

Ya finalizado el acto, el diseñador añadió a los periodistas que "no se puede confundir la moda con la industria de la moda, ni con la alta costura, ni con la piel, ni con otros complementos, sino que la moda es un capítulo aparte y debería ser tratado como tal para beneficio de todos". Protestó por la coincidencia del nuevo encuentro con la Semana de Moda de Nueva York. "Algunos medios que cubrieron la Pasarela el año pasado no podrán estar aquí", comentó, en alusión al programa Corazón, corazón. Y dijo que la elección del Palau de les Arts ha sido "política", aunque no le importa promocionar la Ciudad de las Artes, pero con medios.

En su alocución final, el consejero de empresa, Justo Nieto, indicó que la Pasarela del Carmen necesitaba de "una coartada de futuro" para crecer porque "no daba más de sí". Explicó que al ampliar el evento e implicar a nuevos sectores ha sido posible invertir "tres veces más que el año pasado". Y aventuró que, "cuando pasen unas cuantas ediciones y se vayan depurando los errores, tendremos una Semana de primer ámbito europeo".

La Semana tendrá como escenario el mismo que la visita del Papa. Su presupuesto es de 450.000 euros (250.000 el de la Pasarela 2005). La Consejería de Empresa aporta 335.000, la de Cultura, 60.000; el Ayuntamiento, 18.000, y el resto, los patrocinadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de septiembre de 2006