Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INVESTIGACIÓN

Un estudio indica discriminación de las mujeres en los contratos Cajal

Larry Summers, anterior presidente de la Universidad de Harvard, dijo que la escasez de mujeres en la ciencia de elite es debida a una falta de habilidades cerebrales que los hombres sí tienen. Sin embargo, las aludidas opinan que no es más que el reflejo en números de un trato discriminatorio. "A veces más que machismo es misoginia larvada", afirma Flora de Pablo, profesora de investigación del CSIC y presidenta de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas. De Pablo ha hecho un análisis de los contratos adjudicados en el programa de contratos más importante de España en los últimos años y la conclusión a la que ha llegado es que, sin clara justificación, la balanza está claramente inclinada a favor de los hombres.

El programa de contratos Ramón y Cajal tiene como objetivo incorporar a la fuerza investigadora nacional a jóvenes científicos que en muchos casos están fuera del país. En 2002 los aspirantes eran hombres en un 56% hombres y mujeres en un 44%. Los contratos fueron a parar a un 66% de hombres y un 34% de mujeres. En 2005 la situación no había cambiado mucho porque las solicitudes procedían en un 61% de hombres y en un 39 % de mujeres, mientras que las adjudicaciones se repartieron a un 70% de hombres y un 30% de mujeres. "En muchas áreas, para una mujer fue más de dos veces más difícil que para un hombre conseguir un contrato. Y no hablamos de áreas muy técnicas

se trata de áreas donde las mujeres hace tiempo que son un alto número", escribe De Pablo en un documento que formará parte del libro Desequilibrios de género en ciencia y tecnología (Editorial ArCiBel, 2006).

Un argumento para justificar este desequilibrio sería una peor cualificación de las mujeres. Por lo que se refiere al currículo, tal como indica De Pablo "para saberlo con certeza habría que volver a evaluar todas las solicitudes

algo poco factible". Sin embargo, recuerda que de media las mujeres tienen mejores expedientes académicos que los hombres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de septiembre de 2006