Vodafone y Telefónica rechazan la bajada drástica de los precios de la telefonía móvil

La compañía española estudia limitar las descargas gratuitas de Internet

Vodafone y Telefónica se rebelaron ayer contra la intención de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) de reducir a la mitad de aquí a 2008 las tarifas de interconexión a su red que cobran al resto de operadores cuando las llamadas se dirigen a sus abonados. Estiman que esa reducción no se trasladará al usuario y supondrá una merma de ingresos de más de 500 millones de euros que irán a parar a las compañías de telefonía fija. Además, Telefónica aseguró que si le obligan a compartir sus redes con el resto de operadores estudiará limitar las descargas gratuitas de Internet.

Con la reducción de las tarifas de interconexión, la CMT persigue abaratar los precios de las llamadas a móviles, en particular las que se hacen desde un teléfono fijo. Y, como hay libertad de precios, aprobó una resolución para reducir a la mitad (seis céntimos por minuto) las tarifas de terminación de llamada que se cobran las compañías entre sí con la esperanza de que éstas repercutieran a sus clientes esa bajada.

Telefónica, Vodafone y Amena han recurrido la medida. Todas ellas piden que se aplace al menos un año su entrada en vigor, prevista para octubre, y que se minimice la rebaja en cualquier caso. Vodafone acusa directamente a la CMT de beneficiar así a Telefónica. Su consejero delegado, Francisco Román, argumentó que, con los patrones actuales de consumo, las firmas del móvil dejarán de ingresar 564 millones en los próximos dos años, mientras las compañías de fijo facturarán 534 millones más porque, a su juicio, no repercutirán la reducción de las tarifas de interconexión a sus clientes. Telefónica, que además de Móviles dispone de la mayor compañía de telefonía fija del país, se beneficiaría del 75% de esa reducción.

La acusación de Román, realizada en su intervención en el Encuentro de Telecomunicaciones de la Universidad Menéndez Pelayo, organizado por la patronal Aetic, no tardaron en encontrar respuesta. El director general de Telefónica, Julio Linares, rechazó la medida de la CMT, pero aseguró que no beneficiará a Telefónica de España porque "siempre ha repercutido a sus clientes" las reducciones de las tarifas de interconexión. El precio de las llamadas de fijo a móvil se redujo una media del 10% desde 1998 a 2004, y en los dos últimos años ha permanecido congelado.

Hubo más avisos preocupantes. A Telefónica le preocupa que el creciente tráfico de Internet sature su red, ante la obligación que le impone el regulador de permitir a sus competidores el acceso a la misma. La operadora está tendiendo una nueva red de fibra óptica para aumentar los recursos, pero advierte de que si, al igual que ocurre con el ADSL, la CMT le obliga a cederla al resto de compañías no puede garantizar su buen funcionamiento.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS