Girona perdona las multas a conductores que llevan seis meses sin sanciones

El presumible enojo de los conductores de Girona a los que se impone una multa de tráfico después de un periodo de seis meses sin sanciones se convierte en alivio y gratitud cuando, al cabo de unas semanas, reciben una carta personal de la alcaldesa, Anna Pagans, en la que les notifica que la multa no se tramitará. La medida, que no se ha hecho pública pero que se practica desde hace años, es bien conocida por los funcionarios municipales que atienden la presentación de recursos de los conductores. Primero preguntan si hace más de seis meses que no reciben multas y, en caso de respuesta afirmativa, aconsejan a los conductores que no recurran dándoles la seguridad de que la sanción no se tramitará. La medida de gracia se aplica, obviamente, sólo a las multas impuestas por la policía local, que dependen de la competencia municipal.

Los conductores se temen lo peor cuando empiezan a leer la carta de la alcaldesa: "Me dirijo a usted para comunicarle que le ha sido formulada la siguiente denuncia por infracción de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial...". La misiva, firmada de puño y letra por Anna Pagans, detalla a continuación el motivo de la sanción, el lugar, la fecha y la hora en la que fue impuesta y, tras la matrícula del vehículo infractor, incluye el importe en euros de la multa. El alivio del conductor llega en el siguiente párrafo, cuando Pagans expone lo siguiente: "Ésta es la primera denuncia que tiene en los últimos meses, razón por la cual se ha considerado conveniente no tramitarla".

Responsabilidad compartida

La carta razona que "la vía pública es un espacio donde confluyen intereses y factores muy diversos" y que "la armonía, la calidad y el equilibrio de este espacio común es una responsabilidad compartida entre la Administración y la ciudadanía". Por último, la alcaldesa de Girona advierte: "La imposición de sanciones no tiene otro objetivo que el de hacer respetar la disciplina viaria en nuestra ciudad en beneficio de todos". La edil socialista, que encabeza un consistorio integrado por un tripartito del que forman parte ERC e ICV, termina diciendo que agradecerá la colaboración del infractor para el "buen funcionamiento" en las calles de la ciudad.

Pagans explicó ayer que esta medida, al parecer heredada de su antecesor en el cargo, Joaquim Nadal, se aplica únicamente a infracciones que no ponen en peligro la seguridad viaria ni dificultan la circulación. En su opinión, el consistorio demuestra así que no tiene "afán recaudador" y no castiga a aquellos conductores que, en general, respetan las normas de circulación. "Es una iniciativa que funciona y que ayuda a compartir responsabilidades", asegura la alcaldesa. Pagans admitió que no conoce otro consistorio donde se aplique una medida similar.

La medida se aplica sólo a coches particulares y a algunas furgonetas, pero no a camiones o grandes vehículos de reparto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción