Bruselas admite que la CMT deje sin regular el mercado de 'roaming' para los extranjeros en España

La Comisión Europea ha vuelto a manifestar por carta a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) su "preocupación" por "el elevado nivel de los precios" del servicio de roaming o itinerancia internacional, lo que cobran las compañías por recibir una llamada a un abonado que está en el extranjero. Sin embargo, Bruselas acepta que España deje sin regular este servicio al hacer el análisis de los diferentes mercados y que, por tanto, no imponga obligaciones especiales (de precio o servicio) a las compañías que lo prestan.

Así consta en la carta enviada a finales de agosto por los servicios del departamento de Sociedad de la Información del Ejecutivo Comunitario a Reinaldo Rodríguez Illera, presidente de la CMT, a la que ha tenido acceso este diario.

Eso sí, el Ejecutivo Europeo recuerda a la CMT que "para hacer frente a este problema, la Comisión adoptó el 12 de julio de 2006 una propuesta de Reglamento sobre la itinerancia en las redes públicas de telefonía móvil en la Unión Europea", si bien la propuesta quedó algo descafeinada frente a los proyectos iniciales debido a la oposición de las compañías y a las críticas de algunas autoridades regulatorias, especialmente la española, que discrepa radicalmente del análisis de este servicio que hace Bruselas. En todo caso, el cumplimiento del objetivo de que el Reglamento entre en vigor en verano de 2007 está en duda y los precios máximos a aplicar siguen en discusión.En España, por ahora, la CMT renuncia a imponer una regulación porque no encuentra que ninguna de las tres compañías (Telefónica, Vodafone y Amena) tenga un peso en el mercado suficiente como para amenazar a la competencia en este servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 03 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50