Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estatua de Sant Jordi de la Generalitat está en el taller de restauración del MNAC

Una copia de esta valiosa pieza de orfebrería también está siendo restaurada en Sant Cugat

El taller de restauración del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) está en proceso de analizar y restaurar la valiosa estatua de Sant Jordi del Palau de la Generalitat. Dado el valor de esta pieza, suele exhibirse en la capilla de Sant Jordi una copia realizada posteriormente que también está en proceso de restauración, pero en el centro de Sant Cugat. Presidencia desmintió ayer que esta última pieza se encontrara en paradero desconocido tal como había denunciado Eduard Subirà, asesor del Arzobispado, a la agencia Europa Press. La otra pieza que Subirà consideraba desaparecida, una talla en madera de la Virgen de Montserrat, se encuentra en su ubicación habitual.

Subirà consideraba que la supuesta desaparición de estas dos piezas, ahora desmentida, podía ser tachado de acto de "iconoclastia", ya que el traslado de la imágenes, decía, se había realizado sin la autorización del prior de la capilla en la que estaban ubicadas.

Ambas piezas forman parte del patrimonio de la Generalitat, que tiene firmado un convenio con el MNAC para asegurar su conservación y restauración. De hecho, en estos momentos en el taller de restauración del museo hay otras cuatro piezas procedentes de la Generalitat -un relicario, una talla y dos pinturas-, si bien al igual que en el caso del Sant Jordi el proceso de restauración aún no se ha iniciado.

Este Sant Jordi es uno de los tesoros de la Generalitat. Se trata de una pequeña estatua en plata con restos dorados de 45 centímetros de altura y con algunas partes articuladas que fue adquirida por la Generalitat en 1536 para que presidiera los actos anuales de celebración del Sant Jordi. Según algunos expertos es una pieza de orfebrería italiana, posiblemente de talleres milaneses, que podría datarse entre 1420 y 1430. El historiador Xavier Barral Altet, comisario de la exposición Mediterràneum en la que de forma excepcional se exhibió la estatua durante el verano de 2004, coincidiendo con el Fórum de las Culturas, lanzó la hipótesis de que podría tener procedencia flamenca y ser varias décadas posterior.

En cualquier caso, tal como señalaba en su día Barral, se trata de una pieza muy valiosa que, para desesperación de los especialistas, en muy pocas ocasiones ha sido expuesta al pública -la última en la exposición El Parlament de Catalunya (1980-2005), celebrada en la primavera de 2005- ya que normalmente se encuentra protegida en la caja fuerte del tesoro de la Generalitat, en el mismo Palau. En la capilla de Sant Jordi se exhibe una copia posterior que en ocasiones también se ha prestado para exposiciones temporales y que ahora, al igual que la original, se encuentra en el Centro de Restauración de Sant Cugat del Vallès para asegurar su mantenimiento, según indicó ayer el secretario general de Presidencia, Ramon García-Bragado.

Respecto a la estatua original, ayer la jefa del departamento de restauración del MNAC, Àngels Comellà, señaló: "la pieza está en muy buen estado de conservación". Los trabajos, que se iniciarán en breve y pueden alargarse hasta diciembre, se centrarán en el ajuste de algunas partes de la pieza y en la protección de la plata para protegerla de la humedad y evitar su oxidación en el futuro. Para Comellà, se trata de un proceso de mantenimiento que incluye también una limpieza a fondo pero que no implica ningún desperfecto de la valiosa obra.

La otra pieza sobre la que Subirà había denunciado la desaparición, la imagen de la Virgen de Montserrat, está situada en la capilla de la Generalitat a la que da nombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de septiembre de 2006