Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación investiga irregularidades en el uso del cheque-libro en seis colegios de Córdoba

Los libreros denuncian a los centros por vulnerar el decreto que regula la prestación

La delegada de la Consejería de Educación en Córdoba, Dolores Alonso, dijo ayer que en algunos colegios "hay ciertos indicios de que no se ha actuado como marca el decreto" que regula el cheque-libro, un talón que entrega la Junta a los padres de los alumnos de entre 6 y 12 años para adquirir los libros de texto. La delegación ha abierto una investigación para averiguar si en seis centros de Córdoba, cinco de ellos concertados, se ha "recomendado u obligado" a los progenitores a que compren el material en determinadas grandes superficies. La Asociación Provincial de Libreros (Aplico) ha denunciado a estos colegios, a los que acusa de vulnerar el decreto al aglutinar la compra de los libros.

La dirección de todos los colegios de Andalucía tenían que haber entregado los cheques a las familias con hijos de entre 6 y 12 años en junio. El talón está expedido a nombre del representante legal del menor y corresponde al importe de los libros del siguiente curso. Los padres tienen derecho a comprarlos donde quieran.

Sin embargo, Alonso afirmó ayer que en algunos centros de Córdoba capital se han apreciado "ciertos indicios" de que la dirección de los colegios no ha actuado como marca el decreto que regula la gratuidad de los libros de texto. "En un porcentaje muy elevado, se trata de colegios concertados", dijo. En concreto, cinco de los seis que se están investigando son concertado. Fuentes de Educación explicaron que los responsables de algunos de los centros investigados podrían haber "recomendado u obligado" a los padres acudir a determinadas grandes superficies para adquirir el material escolar.

Educación está investigando ahora si los comercios recomendado han prometido o entregado algún tipo de "regalo" a los colegios, como ha denunciado la Asociación Provincial de Libreros de Córdoba (Aplico). Se trataría, por ejemplo, de la instalación de "un aire acondicionado" en el colegio o de la entrega de material audiovisual, según afirmó ayer Francisco Peña, miembro de Aplico.

Esta asociación ha denunciado ante la Delegación de Educación de Córdoba a seis centros educativos. Acusa a la dirección de estos colegios de usar los cheques como moneda de cambio para negociar descuentos y beneficios con las grandes superficies. Peña sostuvo que es "ilegal" que los colegios asuman la gestión de los talones ya que deben ser entregados a los padres como se establece en el decreto. Aplico va más allá y asegura que la dirección de algunos de los colegios denunciados ni siquiera llegó a entregar en junio los cheques a los representantes legales de los alumnos.

Queja de padres

Además de la denuncia presentada por los libreros cordobeses, a finales de junio una asociación de padres y madres presentó otra queja ante Educación ya que no se les habían entregado los cheques. Alonso indicó ayer que la Consejería pidió entonces explicaciones a la dirección del colegio, que "finalmente dio marcha atrás y rectificó".

La delegada se mostró contundente con estas prácticas y advirtió de que se trata, al final, de dinero público que no puede tener un fin lucrativo. Sin embargo, no quiso ser más explícita ya que el informe que está elaborando el servicio de inspección de Educación todavía no está concluido. Cuando esté rematado, la Consejería estudiará posibles sanciones.

El denominado cheque-libro arrancó el curso pasado. Este año, todos los alumnos de Primaria no pagarán por sus libros, según las previsiones de la Consejería de Educación, que ha designado una partida de 63,3 millones de euros para poner en marcha este proyecto.

La medida afecta a las familias con niños de entre seis y 12 años (unos 556.000 en toda la región). La Junta pretende extender la gratuidad de los libros a Secundaría en 2008.

El decreto que regula esta media contempla alguna excepción. En los centros de ámbito rural, en los que los padres no puedan comprar los libros fácilmente, Educación puede autorizar a la dirección del centro para que gestione los talones. ""Pero si cualquier padre o madre quiere que se le entregue el cheque lo puede reclamar y se le dará sin problemas", afirmaron fuentes de la Consejería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de septiembre de 2006