Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reajuste de Gobierno

Joan Clos, alcalde de Barcelona, sustituirá a Montilla como ministro de Industria

El PSC presentará a Jordi Hereu como 'alcaldable' para frenar su declive electoral en la ciudad

Despejada la incógnita. El hasta ahora alcalde de Barcelona, Joan Clos, sustituirá a José Montilla al frente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, resuelve así la crisis obligada por el nombramiento de Montilla como candidato socialista a la presidencia de la Generalitat. Zapatero mantiene la cuota catalana en el Gobierno y el PSC aprovecha la ocasión para despejar sus expectativas electorales en el más importante de los ayuntamientos gobernados por la izquierda en España, el de Barcelona, comprometidas por el desgaste de Clos.

Zapatero comunicó ayer el cambio de ministro al Rey en la entrevista que ambos mantuvieron en el palacio de Marivent, en Palma de Mallorca. El calendario previsto es que Montilla asista el viernes, 8 de septiembre, a su último Consejo de Ministros y a la mañana siguiente Clos tome posesión de su nuevo cargo. El hueco dejado por Clos al frente del Ayuntamiento de Barcelona será ocupado, con toda probabilidad, por el concejal-portavoz del Gobierno municipal y número dos de la Federación de Barcelona del PSC, Jordi Hereu.

Éstos son los cambios sobre los que Montilla aseguró el lunes en Barcelona que estaban decididos con el presidente Rodríguez Zapatero desde finales de julio. Y como ya dijo, se producirán tan pronto como el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, firme el jueves, 7, el decreto de disolución del Parlamento catalán y la correspondiente convocatoria de las elecciones autonómicas del 1 de noviembre.

Clos llega al Ministerio de Industria para ocupar la cuota de los socialistas catalanes en el Ejecutivo, avalado por su prestigio como gestor tras nueve años al frente del ayuntamiento más importante en manos de la izquierda en España. El cambio, sin embargo, ha sido aconsejado por el persistente declive en la intención de voto que las encuestas municipales apuntaban en los últimos años. Unos sondeos que reflejaban una constante pérdida de valoración de Clos. "Lo que sucedía es que aguantaba más la marca [PSC] que el candidato", explicó ayer uno de los principales dirigentes socialistas de Barcelona.

Cuota catalana

La sustitución de Clos por Montilla les asegura a los socialistas catalanes mantener su presencia en el Gobierno y una cierta continuidad de la política marcada por Montilla en Industria, desde 2004. El intento del vicepresidente segundo del Gabinete, Pedro Solbes, de situar en Industria al secretario de Estado de Economía, el también catalán David Vegara, fue desechado por el PSC porque hubiera supuesto "desvestir un santo para vestir a otro", según fuentes del partido.

La entrada de Vegara, al margen de otras consideraciones, habría mantenido la cuota catalana ministerial pero le hubiera restado presencia en el segundo nivel del Gobierno y extendido la influencia de Solbes sobre Industria.

Los socialistas aprovechan esta minicrisis para despejar el camino hacia la renovación de la mayoría de izquierdas en el Ayuntamiento de la capital catalana, que se mantiene desde las primeras elecciones municipales democráticas. Para conseguirlo han decidido colocar como alcaldable a un joven valor de la cantera del PSC en Barcelona, Jordi Hereu, un economista de 40 años, concejal desde 1999. Hereu representa un nuevo paso hacia arriba de la más joven generación del aparato socialista que ha controlado la organización del partido desde siempre. Se pone fin, así, a la larga etapa de protagonismo de las figuras fundadoras del partido (como Narcís Serra y Pasqual Maragall) quienes han copado los primeros puestos o designado sus sucesores, como era el caso de Clos en la alcaldía. Con Hereu en la carrera para alcaldía de Barcelona se repite en la política municipal el mismo esquema de cambio aplicado para la candidatura a la presidencia de la Generalitat con la sustitución de Maragall por Montilla. A los 27 años de la fundación del PSC como partido, el aparato copa los carteles electorales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 2006