Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU clasifica como secretos viejos informes sobre sus misiles

La Administración Bush ha comenzado a reclasificar como secretas algunas informaciones que el Gobierno estadounidense proporcionó durante mucho tiempo a su enemigo, la antigua Unión Soviética: el número de armas estratégicas de su arsenal nuclear durante la guerra fría.

Según un informe del Archivo Nacional de Seguridad (NSA), un centro de investigación sin ánimo de lucro de la Universidad George Washington, hecho público el viernes, el Pentágono y el Departamento de Energía están considerando como secreto de seguridad nacional el histórico arsenal de Minuteman, Titan II y otros misiles y reclasificando como secretas informaciones que antes eran públicas.

Un mes después de los ataques terroristas del 11-S, el entonces fiscal general del Estado, John D. Ashcroft, ordenó a las agencias federales que tuvieran más cuidadoa la hora de hacer públicos algunos documentos. No es el único ejemplo de secretismo del Gobierno. Bryan Wilkes, portavoz de la Administración de Seguridad Nuclear Nacional, del Departamento de Energía, dijo que, aplicando una ley de 1988, el Pentágono "limpió" documentos no secretos, pero que contenían información relevante sobre armas nucleares que, en manos equivocadas, podría usarse para dañar a los estadounidenses. "Hoy día, cuando hay una gran preocupación por evitar que naciones enemigas o grupos terroristas tengan acceso a armas nucleares, esto tiene sentido", dijo.

Información histórica

Durante la guerra fría, EE UU destinó muchos recursos para conocer los misiles soviéticos. Al mismo tiempo, fue bastante abierto a la hora de desvelar el número de misiles que tenía, usando estos datos para ilustrar cómo su poder era limitado y debía invertir más en defensa. En 1971, el secretario de Defensa, Melvin R. Laird, explicó que EE UU contaba con 30 escuadrones estratégicos de bombardeo, 54 misiles intercontinentales balísticos Titán y 1.000 misiles Minuteman. Ahora, en "otro ejemplo de secretismo estúpido", según Thomas Blanton, director de NSA, se están intentando ocultar estas informaciones.

Los expertos afirman que no hay ninguna razón de seguridad para esconder esta información histórica, especialmente cuando estuvo disponible al público durante tanto tiempo. Robert S. Norris, investigador del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, declaró que EE UU entregó información sobre su arsenal nuclear a la URSS como parte del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas en los años setenta, ochenta y noventa. "¿Esto va ahora a ser confidencial?", pregunta Norris, que define como "ridícula" la reclasificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de agosto de 2006