La Cruz Roja rescata a diez personas pese a la prohibición de baño

Agencias

La Cruz Roja realizó ayer una decena de rescates en las playas catalanas a pesar de que en la mayoría de ellas ondeaba la bandera roja, que prohíbe el baño, por el mal estado de la mar. El incidente más grave ocurrió en la playa de Ribes Roges, en Vilanova i la Geltrú, cuando un hombre de unos 50 años fue rescatado tras haber sufrido un paro cardiorrespiratorio por ahogo. Los socorristas lograron reanimarle y fue trasladado a un centro hospitalario. En el momento del rescate, en la playa ondeaba la bandera amarilla, que permite el baño con precaución.

Este incidente hizo que la Cruz Roja izara la bandera roja en una veintena de playas en las que ondeaba inicialmente la amarilla para evitar nuevos incidentes. En total, el fuerte oleaje hizo que se izaran ayer 61 banderas rojas y 33 amarillas.

En la demarcación de Barcelona, la bandera roja ondeó en 13 playas, mientras que en el litoral de Girona, donde la situación fue más tranquila, el indicativo de prohibición de baño estuvo presente en las playas de Tossa de Mar, Palamós y Sant Feliu de Guíxols. Las playas con más riesgo a causa del fuerte oleaje fueron las de la demarcación de Tarragona, donde la bandera roja ondeó en las playas de la misma ciudad y en Cunit, Calafell, El Vendrell, Roda de Bará y Vila-seca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50