La tramontana atiza el fuego

La Generalitat ve "intencionalidad criminal"

"En el incendio de Ventalló ha habido una intencionalidad y hasta cierta sofisticación criminal", afirmó ayer el consejero de Medio Ambiente, Francesc Baltasar. Durante su comparencia ante los medios, se inició el primero de los tres incendios, que ayer arrasaron más de 60 hectáreas. Todos, una vez más, en el Alt Empordà. Con los incendios de ayer, la superficie calcinada suma 2.015 hectáreas.

Baltasar, acompañado por el director general de Medio Natural, Ramon Luque, recorrió ayer el Empordà visitando las zonas afectadas por los incendios, se reunió con los alcaldes de la zona e hizo una primera evaluación de las causas de cada uno de los incendios.

El consejero afirmó que el fuego de Ventalló, por la hora, la zona y la virulencia con que empezó, hacía pensar en una "intencionalidad criminal" y por este motivo se habían abierto "distintas líneas de investigación para determinar responsabilidades". Otros dos incendios, el de Cistella y el de Capmany, tuvieron su origen al lado mismo de carreteras y por este motivo parecen atribuibles "claramente a negligencias", afirmó Baltasar. En el caso de Capmany, el consejero confirmó que se ha encontrado una colilla de cigarrillo que podría haber sido la causante del incendio. Baltasar añadió que se trata de "una negligencia tan grave que roza con la imprudencia más absoluta". En relación con el incendio de Sant Climent Sescebes, Baltasar se limitó a reiterar que había sido originado por una chispa producida por una máquina de trabajos agrícolas, tal como se señaló desde el primer momento.

Tres nuevos focos se declararon ayer en la misma zona en Palau de Santa Eulàlia, Navata y Llers
Los fuegos de Cistella y de Capmany se debieron "claramente a negligencia" humana, probablemente colillas
El Gobierno catalán afirma que fue intencionado el mayor incendio del Empordà, que quemó 1.000 hectáreas

Más información

El consejero anunció que en la sesión del gobierno del 21 de agosto propondrá, previo consenso con los alcaldes de los municipios afectados, la declaración de los bosques quemados como zonas de acción urgente. Esto permitiría abrir líneas especiales de subvención para poder trabajar en su reforestación. La delegada de la Generalitat en Girona, Pia Bosch, agradeció la colaboración de los agricultores de las zonas afectadas y les pidió que colaboren en las tareas de prevención arando los campos y limpiando los alrededores de las masías.

Tres incendios en un solo día

Poco más de 12 horas de tregua dio el fuego ayer en el Alt Empordà. El incendio que empezó en Capmany el domingo por la tarde se dio por estabilizado sobre las 21.00 horas del domingo y a las 11.30 de ayer ya ardía otro bosque, esta vez en el término de Palau de Santa Eulàlia, también en el Alt Empordà. Si desde el jueves, el ritmo de incendios era de uno al día, ayer esta regularidad se desbordó por completo. Minutos antes de las cinco de la tarde, cuando los bomberos no habían logrado aún estabilizar el fuego de Palau de Santa Eulàlia, aparecía otro en Navata y dos horas más tarde, uno de pequeñas proporciones en Llers.

Como en los días precedentes, el fuego se desplazó a toda velocidad, llevado por la tramontana, en dirección sureste y los bomberos temieron que llegara a atravesar el río Fluvià amenazando a las poblaciones de Sant Mori y Sant Miquel de Fluvià. El fuego consiguió crear, en efecto, un foco secundario a casi un kilómetro de distancia del frente, al otro lado del Fluvià, pero los bomberos consiguieron reducirlo rápidamente. A las 16.18 horas se daba por estabilizado. Había sido necesario el despliegue de una treintena de dotaciones terrestres y 16 medios aéreos para detener las llamas, que habían carbonizado 23,5 hectáreas.

Media hora exacta más tarde, apareció un nuevo foco unos kilómetros al norte, en el término municipal de Navata. Hasta 47 dotaciones terrestres y 12 aéreas se trasladaron a la zona para sofocar un incendio que a las siete de la tarde se había apoderado ya de 35 hectáreas. Diecisiete personas de cinco masías de la zona se dirigieron al centro cívico de Navata aconsejadas por los Mossos.

A las seis y pocos minutos, a 10 kilómetros escasos de este último fuego, hacía aparición otro incendio en Llers. Afortunadamente, se extinguió a los pocos minutos de haber comenzado.

A las 22.50, el incendio de Navata se dio por estabilizado y los vecinos desplazados pudieron volver a sus casas.

Una avioneta sobrevuela el incendio de Navata.
Una avioneta sobrevuela el incendio de Navata.PERE DURAN

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50