_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

El pueblo elegido y los demás

Basta con leer pasajes del Antiguo Testamento, relato de terror por antonomasia, para comprender el veneno milenario que corre por las venas del integrismo judío. Salvo por el maravilloso Cantar de los cantares, único remanso de luz en toda esa compilación de textos de propaganda político-religiosa, hacen falta grandes dosis de Alka Seltzer para deglutir la concentración de odio vengador por página cuadrada que rezuma la historia del pueblo "elegido" y de su implacable Jehová.

Lo tremendo es que, hoy por hoy, la realidad supera con creces a la literatura. En la más pura dinámica bíblica del Gran Castigador, que necesita alimentar a toda costa su condición de víctima para justificar cualquier aberración, una parte de Israel, que no toda, nos recuerda una vez más que los integristas judíos tienen licencia para devastar territorios enteros, pues por algo son el pueblo elegido: a los demás, que los zurzan con bombas fosfóricas. Y mientras Líbano es arrasado sin piedad, este Occidente vergonzante calla y otorga. Sólo que por esta vía de sangre abierta desde hace decenios en Oriente Próximo, también nosotros acabaremos naufragando, porque, lo queramos o no, viajamos todos en el mismo barco.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_