El Jazzaldia afronta su recta final con Keith Jarret, Caetano Veloso y The Neville Brothers

Las propuestas del Festival donostiarra han reunido en tres días a 63.200 personas

El Festival Internacional de Jazz de San Sebastián entra en la recta final de su 41 edición con algunas de las propuestas de su programa que más expectación han levantado: los conciertos que ofrecerán hoy y mañana el trío del pianista Keith Jarret y el brasileño Caetano Veloso en el Kursaal -las entradas están agotadas- y la actuación de Solomon Burke&The Souls Alive Band y The Neville Brothers en la clausura de la plaza de la Trinidad. El certamen, que ha vuelto a conquistar con su música gratuita al aire libre, había llegado hasta el domingo a 63.200 personas.

Jazz contemporáneo, soul, música brasileña, ritmos de Nueva Orleans... El Jazzaldia mantiene su heterodoxia y apuesta por la variedad musical también en la traca final de su 41 edición. Y lo hace, además, de la mano de figuras de primera línea, en algunos casos sobradamente conocidas para el público donostiarra. Hoy, como el año pasado, vuelve a situar sobre el escenario del auditorio Kursaal a Keith Jarret (18.30), Premio Donostia 2005, compositor, improvisador nato y maestro del jazz que ha grabado a Bach, Handel y Mozart.

Jarret estará acompañado por el contrabajista Gary Peacock y el batería Jack DeJohnette. "Veinte años tocando en trío garantizan la compenetración absoluta" entre ellos, afirma la organización. No suelen defraudar, por eso se agotaron las entradas para asistir a su actuación hace ya tiempo. Y no han sido el único caso. Erykah Badu, la nueva reina del soul, colgó el cartel de completo para su actuación del pasado sábado, una de las más memorables de esta edición. La diva se hizo esperar, llegó 50 minutos tarde, pero se entregó y se metió al público en el bolsillo. También lo hizo el septeto de McCoy Tyner, uno de los grandes nombres del piano de jazz, ese mismo día en la Trinidad.

El Festival reserva hoy este espacio, su escenario más emblemático, para ofrecer una visión panorámica sobre las big bands. Primero, sobre su realidad en el ámbito nacional, de la mano de un grupo liderado por el saxofonista Llibert Fortuny (21.00). Después con la música de Matthew Herbert, un artista inclasificable de gran potencial creativo.

La suya no será la última actuación de esta edición en la Trinidad. Solomon Burke, ganador de varios premios Grammy y una de las voces más destacadas de la historia del soul, subirá el miércoles a ese escenario que ya conoce con The Souls Alive Band. "El soul no murió con Otis Redding; su legado musical continúa vivo, quizá más que nunca, en la profunda voz de Solomon Burke", apunta la organización del festival. Cuando el sonido de su música se apague, se encenderán las luces para recibir a The Neville Brothers, miembros de una familia de Nueva Orleans que ha ejercido una gran influencia en la música popular reciente de Estados Unidos.

Será el broche final de una traca que tendrá en Caetano Veloso a uno de sus grandes protagonistas. El músico, fundador junto a Gilberto Gil de la corriente del tropicalismo que integraba el pop internacional en la bossa nova y otros estilos brasileños, se presentará mañana ante el público donostiarra en el Kursaal (18.30). Tampoco quedan entradas para asistir al concierto de este artista, que ha colaborado con grandes nombres de la música de su país como Chico Buarque, Maria Bethânia o Joao Gilberto.

El Festival donostiarra, que hasta el momento ha contado con la bendición del tiempo, ha vuelto a reafirmarse en su apuesta por sacar el jazz a la calle y crear afición con conciertos al aire libre, tanto en playa de la Zurriola y en las terrazas del Kursaal como en espacios como el Museo Chillida-Leku, donde hoy actuará el grupo Oregon (12.30). Con todas sus propuestas, las gratuitas y las de pago, había logrado involucrar desde su apertura el viernes hasta el pasado domingo a 63.200 espectadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de julio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50