Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pretende que el Congreso condene sólo a Hamás y Hezbolá pero no a Israel

El Gobierno reprocha "sin paliativos" la actitud de los dos grupos y exige proporcionalidad

El PP pretende que el Congreso respalde una declaración institucional sobre la escalada militar en Oriente Próximo que condena expresamente a los grupos terroristas de Hamás y Hezbolá, pero elude condenar a Israel, al que sólo pide una respuesta "moderada y proporcionada". Sin embargo, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, criticó tanto la conducta de Hamás y Hezbolá como la del Ejército israelí. Condenó "sin paliativos la violencia de Hamás y Hezbolá", y exigió "proporcionalidad" en la respuesta de Israel.

La próxima semana también habrá Diputación Permanente en el Congreso. Se convocará a petición del PP con, al menos, dos puntos a debate. El primero es la solicitud de un pleno para que el presidente del Ejecutivo "dé explicaciones de por qué un partido de Gobierno, por vez primera en Europa desde los años treinta, ha patrocinado una manifestación antisemita". Fue Eduardo Zaplana quien hizo esta implícita comparación entre las manifestaciones del jueves pasado, respaldadas por el PSOE, y las de los nazis contra los judíos.

El segundo es una declaración institucional sobre la escalada militar en Oriente Próximo. El PP propone una declaración con cuatro puntos. El primero "condena los secuestros y asesinatos de Hezbolá y de Hamás como detonantes de la actual crisis". El segundo pide la liberación de los israelíes secuestrados, reconoce el derecho de Israel "a la legítima autodefensa" y sólo le pide que ésta sea "moderada y proporcionada". El tercer punto y el cuarto respaldan la posición de la UE y la ONU para "una pronta solución del conflicto".

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, aclaró la posición del Gobierno en este conflicto bélico. Primero y anunció una aportación de dos millones de euros para ayuda humanitaria a los libaneses desplazados por el conflicto. Luego insistió en que el Gobierno mantiene una relación "privilegiada" con Israel, en contraste con la afirmación del embajador israelí de que las relaciones "no atraviesan el mejor momento".

De la Vega recalcó que la posición de España es la misma desde que empezó el conflicto, cuando José Luis Rodríguez Zapatero exigió una intervención urgente de la ONU y de la UE para frenar la escalada. "Condenamos sin paliativos la violencia de Hamás y Hezbolá y hemos exigido el cese de toda agresión armada contra Israel. Y a Israel le exigimos proporcionalidad en la respuesta y el cese inmediato de las acciones bélicas". "Es una posición muy parecida a la expresada por el secretario general de la ONU, Kofi Annan", añadió.

En cuanto a que Zapatero se dejara fotografiar con un pañuelo palestino, el miércoles pasado, dijo que "es una anécdota si se compara con el sufrimiento de las víctimas". Y del apoyo del PSOE a las protestas, sentenció: "El no a la guerra es la expresión mayoritaria de los españoles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de julio de 2006