Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vivenda pagará 110 millones por el suelo para 2.400 pisos protegidos en Zorrozaurre

Tras el acuerdo con el Puerto de Bilbao, negociará una permuta con los dueños privados

El Departamento de Vivienda ha cerrado ya la compra de 24 hectáreas en la península de Zorrozaurre, donde se va a ejecutar el mayor plan de regeneración urbana de Bilbao. Tras más de medio año de negociaciones, el Gobierno abonará cerca de 110 millones de euros al Puerto de Bilbao, el actual propietario de dichos terrenos. La consejería quiere realizar una permuta del 50% de las viviendas libres que le corresponden por ese suelo con los propietarios privados para encargarse de la totalidad de los pisos protegidos de Zorrozaurre, que serán 2.700, la mitad de los previstos en la zona.

La operación de compra se debe a las singulares características de Zorrozaurre, con multitud de propietarios. Además del 40% en manos de la Autoridad Portuaria de Bilbao, otro 8,4% de la superficie pertenece al Ayuntamiento, un 2,2% a la Diputación vizcaína y el Gobierno tiene un edificio en la zona. El 49% restante es de propietarios privados, especialmente de las 250 empresas que tienen instalaciones, de las que más de un centenar están todavía activas.

Esta disgregación complica la gestión del área de Zorrozaurre, a diferencia de la de Abandoibarra, en la zona del Guggenheim, donde la mayoría de los terrenos eran públicos. El Departamento de Vivienda apostó por la edificación de gran cantidad de vivienda protegida y, junto al Ayuntamiento de Bilbao, logró un acuerdo para llegar al 50% del total. Es decir, 2.700 de los 5.400 proyectados.

La negociación se ha centrado con la Autoridad Portuaria y se inició a finales del pasado año. El acuerdo cerrado ya supone el pago de cerca de 110 millones de euros por las 24 hectáreas, según confirmaron ayer tanto el Puerto como el Departamento de Vivienda. El pago se realizará en tres plazos, el último en 2008, según publicó ayer Deia.

Esa cantidad supone la cuarta parte del presupuesto del Departamento de Vivienda. Pero un portavoz oficial precisó que será abonado por la consejería y la sociedad Visesa, en la que participan también las cajas vascas, en un porcentaje de cada parte aún por determinar.

Permuta de terrenos

La consejería que dirige Javier Madrazo quiere gestionar las 2.700 viviendas protegidas que se construirán en Zorrozaurre. Por eso, una vez firmado el convenio de la compra de los terrenos del Puerto, empezará a negociar con el resto de propietarios para realizar una permuta: se desprendería del suelo destinado a vivienda libre en estas 24 hectáreas y adquiriría los terrenos para pisos protegidos del resto de Zorrozaurre.

El convenio con el Puerto de Bilbao, que debe ser suscrito por el Ministerio de Fomento (del que depende la autoridad portuaria), se espera firmar a finales en septiembre, o en otoño a más tardar.

La regeneración de la península de Zorrozaurre, con una superficie de más de 60 hectáreas, empezó a impulsarse a principios de esta década. Hace tres años se encargó el diseño a la arquitecta anglo iraquí Zaha Hadid. El primer proyecto presentado ha tenido algunas modificaciones tras las más de 1.600 alegaciones presentadas. La principal es que se mantendrá como península y se construirán cinco puentes en vez de los 12 que diseñó Zaha Hadid. El rechazo a la construcción una isla (justificada en los últimos años para dar más salida al agua de la ría del Nervión y evitar inundaciones) obligará a construir grandes desagües.

El avance urbanístico ya aprobado ha concretado que, de las cerca de 2.700 viviendas protegidas, la mitad sean tasadas, con un mayor precio que las VPO. Se mantendrán los 48 edificios de viviendas existentes, en los que residen 453 vecinos. El espacio entre estos inmuebles -la mayoría, en el frente de la Ría- y el cauce será peatonal, salvo los accesos rodados para las plantas bajas comerciales. El Ayuntamiento de Bilbao pretende concluir a lo largo del próximo año toda la tramitación urbanística, que incluye la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Bilbao. Por ello, las obras, si no existen contratiempos, no empezarían antes de 2009.

La expansión hacia Zorrozaurre supone la última gran zona urbanizable disponible en Bilbao, que acomete ahora la última fase de la regeneración de Abandoibarra. En este área se ubicará la torre que albergará la nueva sede de Iberdrola, un edificio que iba a acoger todas las dependencias de la Diputación y cuya construcción estuvo a punto de frustrarse tras la renuncia foral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de julio de 2006