Líbano sufre su día más sangriento bajo el caos de una evacuación masiva

Los bombardeos matan a 57 civiles y alcanzan el principal barrio cristiano de Beirut - Tropas israelíes cruzan la frontera para combatir a Hezbolá

El conflicto entre Israel y la milicia libanesa chií de Hezbolá vivió ayer su jornada más sangrienta cuando entra en su segunda semana sin horizonte de esperanza. Mientras miles de personas se agolpaban en el puerto de Beirut intentando huir en barco, los bombardeos israelíes desde el mar y desde el aire mataron a 57 civiles libaneses y alcanzaron el principal barrio cristiano de Beirut. El pánico cundió en la capital. La escalada bélica se incendió también en la frontera, donde tropas de tierra israelíes y milicianos de Hezbolá combatieron a sangre y fuego. Dos soldados israelíes perdieron la vida en los combates.

Nadie está a salvo en Líbano. Los bombardeos israelíes machacaron ayer por séptimo día consecutivo el norte, el este y el sur del país así como los barrios meridionales de Beirut -bastiones de Hezbolá- y el aeropuerto. Israel extendió su campaña hasta el céntrico barrio cristiano de Acherafieh. A media mañana, un helicóptero disparó cuatro misiles contra un aparcamiento donde había maquinaria de perforación, que pudo ser confundida con lanzacohetes. "Nos creíamos a salvo porque éste es un barrio cristiano. Los israelíes han traspasado todas las líneas rojas", comentaba una vecina. Más de 300 libaneses, de ellos 23 militares, han muerto desde que estalló el conflicto, y miles de extranjeros continuaban ayer intentado abandonar el país rumbo a Chipre.

Por primera vez también soldados israelíes mantuvieron un feroz enfrentamiento con los milicianos de Hezbolá en el sur de Líbano, donde los uniformados habían penetrado para acabar con las posiciones de la milicia chií. Hezbolá volvió a lanzar un centenar de misiles contra las localidades del norte de Israel y mató a dos niños árabes en Nazaret.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, condenó ayer la captura de soldados israelíes y la "desproporción" de la respuesta de Israel.

Un grupo de ciudadanos europeos esperan en el puerto de Beirut ser evacuados en un buque militar griego.
Un grupo de ciudadanos europeos esperan en el puerto de Beirut ser evacuados en un buque militar griego.ASSOCIATED PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS