Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Facilidad de acceso en las viviendas nuevas

Como usuario de silla de ruedas y técnico de edificación y obras, deseo plantear la necesidad de que en las nuevas edificaciones de viviendas se adopten no sólo unas normativas sobre barreras arquitectónicas que afectan al ámbito de las zonas comunes como son acceso al portal, escaleras, ascensores, garaje y demás, que aún hoy en muchos casos continúa sin cumplirse, sino además unas dimensiones mínimas en cada dependencia del interior de las viviendas, de tal forma que a cualquier persona con silla de ruedas le sea posible el tránsito interior por dichas dependencias, evitando así pasillos estrechos inferiores a 1,10 metros de ancho, puertas de baños inferiores a 70 centímetros, escalones de acceso a terrazas o balcones.

Se trataría de la aplicación de unas dimensiones mínimas no para que cualquier vivienda esté adaptada al 100%, cosa que tampoco estaría mal, sino para lograr que cuando una persona con silla de ruedas entre en cualquier vivienda, aunque sea de visita, le sea posible llegar a todas sus dependencias como cualquier otra persona, y que, si opta por adquirirla, no se vea en la necesidad de reformarla al cien por cien o con el problema de que es imposible a consecuencia de escalones y otros obstáculos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de julio de 2006