Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No entendería que los sindicatos no firmaran un acuerdo con Educación"

El enfrentamiento entre los sindicatos de la UPV y el Departamento de Educación por la mejora de las condiciones salariales del profesorado vive hoy el que puede ser su último capítulo. Representantes de unos y otros, junto con una delegación del Rectorado, se sientan de nuevo en Vitoria para tratar de cerrar un acuerdo. La última oferta lanzada desde Lakua es, a juicio del rector de la UPV, Juan Ignacio Pérez, una posibilidad que las centrales no pueden rechazar. "No entendería que los sindicatos no firmaran un acuerdo con Educación", afirmó ayer ante la comisión de Educación del Parlamento vasco.

Para justificar esta impresión, Pérez desgranó los principales puntos del ofrecimiento de la consejería. Aseguró que las cantidades establecidas, tanto en los complementos con vocación de generalidad para todos los docentes como en los incentivos a la producción académica e investigadora, se sitúan en los lugares de privilegio en las universidades españolas. "El techo máximo de complementos que puede alcanzar un profesor con este acuerdo, 14.000 euros al año, es el más alto de España. Y el suelo -3.700 euros al año- está por encima del máximo de algunas comunidades autónomas, como el caso de Madrid, que ronda los 3.600 euros", señaló. Tras denunciar que "se han dicho muchas tonterías sobre la posición del rectorado en este asunto", no ocultó su idea de que la subida salarial de los 4.200 docentes de la universidad pública es necesaria "porque los sueldos son bajos". Pese a ello, dejó entrever que la rúbrica no solo depende de los sueldos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de junio de 2006