Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arcelor controlará la mayoría del consejo y la dirección tras la fusión con Mittal

La luxemburguesa designará un nuevo responsable ejecutivo en sustitución de Guy Dollé

Los presidentes de Arcelor, Joseph Kinsch, y de Mittal, Lakshmi Mittal, vendieron ayer las virtudes de la fusión que creará la primera siderúrgica mundial, Arcelor Mittal. El consejo de Arcelor aceptó el pasado domingo una oferta de compra mejorada por parte de la siderúrgica angloindia, que valora finalmente Arcelor en 25.400 millones de euros, o 40,40 euros por acción. El consejero delegado de Arcelor, Guy Dollé, que lideró la oposición a Mittal, no continuará en su cargo, aunque Arcelor tendrá presencia mayoritaria en el Consejo de Administración y en la dirección general de la compañía fusionada.

"Es obvio que es una boda de conveniencia. Espero que pueda desembocar en una boda de corazón". "Hemos perseguido a la novia durante cinco meses porque estamos enamorados de ella". La primera frase es de Joseph Kinsch, presidente de Arcelor; la segunda, de Lakshmi Mittal, su homólogo de la compañía angloindia. Ambas resumen el tono épico que ha llegado a alcanzar el empeño de la siderúrgica angloindia, la mayor del mundo, por hacerse con la europea.

Además de elevar el precio en un 45% respecto al de su oferta inicial, lanzada el pasado 27 de enero, Mittal ha tenido que hacer grandes concesiones. Ha dejado gran parte del gobierno de la futura empresa fusionada en manos de directivos de la vieja Arcelor. Durante dos años, Lakshmi será presidente, y Kinsch, chairman (una especie de presidente primero). Pasado este periodo, el empresario indio y primer accionista de la nueva empresa ocupará el cargo de chairman; el presidente será propuesto por Kinsch. Ningún miembro del consejo tendrá funciones ejecutivas. Ayer, las acciones de Arcelor se anotaron una subida del 7,94% en París, hasta 37,8 euros. La cotización de Mittal Steel en Amsterdam, por el contrario, cayó un 3,71%, hasta 24,38 euros.

La dirección de Arcelor Mittal estará formada por siete personas. De los cuatro nombrados por Arcelor saldrá el nuevo presidente de la dirección general, pero no será el francés Guy Dollé, primer ejecutivo de Arcelor desde su creación en 2002 que, oficialmente, renuncia por motivos personales.

La realidad es que es la víctima de una fusión a la que se había opuesto desde el principio. El nuevo primer ejecutivo estará acompañado por los actuales directivos de Arcelor Michael Wurth, actual vicepresidente, Gonzalo Urquijo, director financiero, y Roland Junck. Otros tres altos directivos procederán de Mittal. Uno de ellos será el hijo de Lakshmi y actual director financiero de Mittal, Aditya Mittal. Todos serán nombrados por un periodo de tres años. El consejo tendrá 18 miembros, los mismos que el actual Órgano de Administración de Arcelor. Mittal designará seis miembros, tres de los cuales serán independientes. Los otros 12 consejeros procederán de Arcelor (los tres representantes de los trabajadores de Francia, España y Luxemburgo, tres representantes de los principales accionistas y seis independientes). La nueva compañía asume la política de Arcelor de pagar un dividendo del 30% del beneficio.

La unión entre Mittal Steel y Arcelor sólo queda pendiente de la decisión de los accionistas de la luxemburguesa, que deberán optar entre un acuerdo firmado con la siderúrgica rusa Severstal -precisamente, como defensa frente a Mittal- y la recomendación decidida el pasado domingo por el consejo de Arcelor de aceptar una unión con Mittal. Dado que Severstal no tiene intención de dar marcha atrás y que el acuerdo no prevé el desistimiento de una de las partes, Arcelor deberá pagar una compensación de 140 millones. Esta operación morirá si el 50% del capital de Arcelor rechaza la fusión con la rusa en la junta general del próximo viernes o porque Mittal Steel logre la adhesión del 75% de Arcelor. En ambos casos se paga la indemnización y no hay nada previsto en el caso de que los accionistas no rechacen la integración con Severstal..

La oferta que ha llevado al acuerdo valora las acciones de Arcelor en 40,40 euros, un 7% más que la anterior propuesta. Este porcentaje se puede elevar casi hasta un 10%, dado que Mittal renuncia a una de las condiciones de su anterior oferta, descontar la parte del dividendo (1,85 euros) que ya ha pagado Arcelor y que considera extraordinario, 1,05 euros. El capital de Arcelor-Mittal quedará en un 50,5% en poder de los viejos accionistas de Arcelor, y en un 49,5%, en los de Mittal. La familia Mittal contará, en una empresa en la que todas las acciones tendrán los mismos derechos económicos y políticos, con un porcentaje del 43,6%. Además, no podrá aumentar esta participación en los próximos cinco años más allá del 45%, salvo autorización de los consejeros independientes. La familia Mittal limita durante tres años sus derechos políticos y usará sus acciones para votar en la dirección que marque el consejo.

El acuerdo pactado ofrece tres posibilidades de canje: 13 acciones de Mittal Steel y 150,6 euros en efectivo por cada 12 acciones de Arcelor; 40,4 euros en efectivo, y 11 acciones de Mittal por cada 7 de Arcelor. Mittal Steel fija un límite al pago en metálico, el 31% del coste de la operación, 8.000 millones de euros. Si se supera este límite, se iría a un prorrateo. La parte en efectivo que aporta Mittal supera en un 108% la anterior, formulada el 19 de mayo. La prima sobre la cotización de Arcelor la víspera del anuncio de la OPA por Mittal, el 27 de enero, es de un cien por cien.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 2006