Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia ve motivos políticos en el rechazo a Severstal

La élite política rusa mostró ayer su perplejidad ante el fracaso del acuerdo preliminar entre Severstal y Arcelor y reaccionó con irritación a la noticia de que la compañía luxemburguesa había preferido a Mittal. El Gobierno ve en ello el temor a Rusia y el deseo de impedirle que entre de lleno en el mercado europeo.

Severstal, por su parte, distribuyó un comunicado en el que dice estar sorprendida de que Arcelor no hubiera invitado a sus representantes a participar en el consejo de administración del pasado domingo. Arcelor deberá pagar 140 millones de euros de multa a Severstal por haber roto el acuerdo de unión. En el comunicado, la empresa rusa recuerda que el pacto con Arcelor es "legal y vinculante".

"Estoy totalmente insatisfecho con esa decisión [de unirse Arcelor y Mittal] y veo en ella un mal signo. En cuanto la economía rusa se fortaleció y se abrió, hemos comenzado a encontrar reacciones que no son aisladas, como, por ejemplo, la situación con Arcelor y Centrica. Considero que se trata de la aplicación de un doble rasero", declaró el ministro de Industria y Energía, Víktor Jristenko.

El segundo caso nombrado por éste se refiere al deseo manifestado por el gigante ruso Gazprom de comprar la compañía británica distribuidora de gas Centrica. Algunos políticos del Reino Unido, alegando razones de seguridad, propusieron levantar obstáculos legales para impedir que el monopolio ruso se haga con Centrica.

Campaña en contra

Para Borís Grizlov, presidente de la Duma Estatal o Cámara baja, "la campaña propagandística sin precedentes que se ha lanzado contra la unión de Severstal y Arcelor demuestra que, simplemente, no quieren dejar entrar en los mercados mundiales" a Rusia.

Los expertos, sin embargo, no tienden a politizar el problema. Yevgueni Yasin, responsable científico de la Escuela Superior de Economía, considera que el acuerdo con Severstal fracasó por motivos económicos. "Era una lucha entre titanes, y Severstal, que, con todos mis respetos, no es grande a nivel mundial, trató de desempeñar el papel de enano que trata de meterse entre los gigantes", señaló.

Pero puede que no todo esté perdido para Alexéi Modashov, el dueño de Severstal. Según el influyente periódico Védomosti, en su ayuda puede acudir Román Abramóvich. El multimillonario propietario del club de fútbol británico Chelsea habría ofrecido a su compatriota financiar un aumento de la proposición hecha por Mordashov a Arcelor, pero con una condición: que si el nuevo intento fracasa, le permitan invertir en Severstal. Otra posibilidad es que Severstal y los accionistas de Evraz formen una alianza y hagan una nueva proposición a Arcelor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 2006