Reportaje:LOS ESCENARIOS DEL VERANO

La leyenda de los hombres ave

De Timberlake Wertenbaker, uno de los principales autores británicos actuales, sólo me consta que en España se haya estrenado en castellano una versión de Por el bien de nuestro país (Our Country's Good), traducida y dirigida por Juan Pastor en 1997, e interpretada por alumnos de la Escuela de Arte Dramático de Madrid. Por el bien de nuestro país cuenta lo que sucede tras llegar a Australia el primer contingente de colonos británicos, en 1787. Eran 1.500 hombres, la mitad presidiarios a los que se había ofrecido escoger entre la pena de muerte y la deportación. Los soldados británicos establecieron un penal en New South Wales, y algunos mandos decidieron experimentar el teatro como método de reinserción. La primera obra que representaron los presos fue The Recruiting Officer, de Farquhar, dirigida por el capitán Ralph Clark. Todos los personajes que aparecen en Por el bien de nuestro país existieron: Clark y otros oficiales los retratan en diarios y en un sinfín de cartas que Westenbaker leyó y traspuso con habilidad. Este elogio de la reinserción y del potencial educador del teatro fue interpretado como una crítica a la política carcelaria del Gobierno de Margaret Thatcher. Un éxito fulgurante impulsó la obra del Royal Court al West End, y de ahí a Nueva York, donde obtuvo el premio de la crítica y seis nominaciones a los tony.

Más información
"En España se ve el teatro como monumento antes que como proceso"

Wertenbaker, nacida en Es

ta-dos Unidos, pasó su niñez en el País Vasco francés, trabajó como periodista en Londres y en Nueva York, fue profesora de lengua francesa en Grecia e inició su carrera teatral en pequeños pubs londinenses. Sus obras, inspiradas en fuentes literarias e históricas, hablan de la evolución de los roles masculinos y femeninos, de la elección de identidad, del deseo de abrirse camino y construir un mundo diferente. Ha traducido al inglés a Marivaux, Anouilh, Sófocles y Eurípides. El amor del ruiseñor (1988), obra dirigida por Jorge Picó que se estrena el 7 de julio en el Encontre de Teatre al'Estiu de Alzira, es una adaptación atemporal del mito de Filomela y Progne. Ovidio lo cuenta con detalle en el libro VI de Las metamorfosis. Tereo, rey de Tracia, tras ganar la guerra, se casa con Progne, primogénita del monarca ateniense vencido, que da a luz a Itis. Añorante de su hermana Filomela, Progne pide a su marido que le permita visitarla. Éste le responde que irá a Atenas y la traerá consigo. Se echa a la mar con sus hombres, arriba a El Pireo y allí persuade a Filomela de que lo acompañe. Pero se arrebata por ella y en cuanto llega a Tracia la viola. Consumado el acto, Filomela amenaza a Tereo. Él le corta la lengua, la encierra y le cuenta a Progne que ha muerto. Con el tiempo, Filomela dibuja su historia en un tapiz, y consigue hacerlo llegar a su hermana. En cuanto ella lo ve, sale en su busca, la libera y las dos se conjuran contra Tereo. Cuando más exaltadas están, aparece Itis, que ha salido a papá: tanto les recuerda a él, que lo matan, lo trocean y, bien cocinado, se lo sirven al rey como menú. Enterado el padre de que se ha comido a su hijo, quiere matar o morir.

Esta historia, a mitad de ca

mino entre Medea y Titus Andronicus, tiene un desenlace relativamente feliz: Tereo, espada en mano, echa a correr tras las dos mujeres, los dioses intervienen y convierten a Filomela en ruiseñor, a Progne en golondrina y al asombrado Tereo en abubilla. "Wertenbaker reescribe el mito con escenas breves y ágiles como un guión cinematográfico", explica Jorge Picó, responsable de la traducción junto a Miguel Teruel. "Mi montaje adopta el punto de vista de Itis. Al emprender Tereo el viaje, aparece un barco de papel, que al final se transforma en pajarita. Este mito cabe interpretarlo así: cuando el caos se ha desencadenado, lo mejor es volver atrás, a un estado más primitivo. Es preferible ser pájaro que seguir acuchillándose. Como colofón, la autora pone al niño muerto a conversar con papá Abubilla: se interesa por el significado de lo que acaba de sucederles. Puede que sus preguntas le lleven al conocimiento, que el conocimiento le haga humilde, y que la humildad sea germen de esperanza. Esta obra tiene algo catártico, curativo".

El amor del ruiseñor. Festival de Alzira, 7 de julio. Feria del Teatro de San Sebastián, 15 de julio. Festival de Mérida, del 27 al 30. Festival Sagunt à Escena, 5 y 6 de agosto.

Ensayo de 'El amor del ruiseñor'.
Ensayo de 'El amor del ruiseñor'.JESÚS CÍSCAR

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Javier Vallejo

Crítico teatral de EL PAÍS. Escribió sobre artes escénicas en Tentaciones y EP3. Antes fue redactor de 'El Independiente' y 'El Público', donde ejerció la crítica teatral. Es licenciado en Psicología, en Interpretación por la RESAD y premio Paco Rabal de Periodismo Cultural. Ha comisariado para La Casa Encendida el ciclo ‘Mujeres a Pie de Guerra’.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS